Monday, April 02, 2007

COLOMBIA LIDERAZGO EN CREDITO EDUCATIVO

COLOMBIA LÍDER EN CRÉDITO EDUCATIVO
Un estudio presentado por el Banco Mundial, como resultado de una evaluación al proyecto Acceso con Calidad a la Educación Superior (Acces), reveló que las ayudas a estudiantes pasaron de 48 mil créditos en 2001, a 120 mil en 2006.
Según Andrés Blom, economista del Banco Mundial, esto "hace que Colombia sea un líder en crédito educativo dentro de la región de América Latina. No hay otros países en América Latina donde haya tanta ayuda a los estudiantes".
De igual manera, destacó que la eficiencia del Icetex "desde 2001 hasta ahora se incrementó 140%, y eso implica una baja en los costos administrativos, y poder financiar más estudiantes", explicó Blom.
El funcionario también señaló como un "logro único en la región", que en un periodo de cuatro años la entidad haya triplicado el número de estudiantes beneficiados para adelantar estudios de doctorado. Afirmó que Colombia tiene una de las mejores políticas educativas, de las que muchos países vecinos deberían aprender

Sunday, January 14, 2007

FELIZ AÑO 2007


FELIZ AÑO 2007


DR RAFAEL BELLO DIAZ

Wednesday, September 28, 2005

Temarios

EL CARÁCTER SOCIAL DEL CREDITO EDUCATIVO Y SU SOSTENIBILIDAD
FINANCIERA

EL SECTOR PRIVADO, SU APORTE AL CREDITO EDUCATIVO Y A LA EDUACION SUPERIOR

Responsabilidad Social del Sector Privado en el Financiamiento de la Educación
Ver: Responsabilidad social en la página
http://responsabilidadresponsabilidad.blogspot.com
Reflexiones sobre la Contribución del Sector PrivadoAl Desarrollo del Crédito Educativo
Universidad-Empresa y Crédito Educativo
“El Crédito Educativo y su Aporte a la Educación Superior”
Responsabilidad del Crédito Educativo Frente al Desarrollo del Sector Productivo
Cambio de Paradigmas y Carácter Social del Crédito Educativo
Gerencia Social y su Aplicabilidad- Un Ejemplo Colombiano
Carácter Social de los Programas de Créditos Educativos

SOSTENIBILIDAD FINANCIERA Y GERENCIA SOCIAL DEL CREDITO EDUCATIVO
PRINCIPIOS DE LA SOSTENIBILIDAD FINANCIERA Y SOCIAL DEL CREDITO EDUCATIVO
Sostenibilidad Financiera y gerencia Social del Crédito Educativo
Requerimientos Esenciales para la Sostenibilidad Financiera en las
Instituciones de Crédito Educativo
Experiencias Internacionales de Crédito Educativo: La Perspectiva del
Banco Mundial
Compatibilidad entre Eficiencia y programas Sociales
Hacia un Sistema Financiero de Crédito Educativo
Propuesta Para la Racionalización del Gasto Fiscal en Educación Superior
Sostenibilidad Financiera Vs. Gerencia Social

Politicas y Programas de Crédito Educativo

APICE: POLÍTICAS Y PROGRAMAS
PARA EL ÉXITO DEL CREDITO EDUCATIVO
DR. JORGE TÉLLEZ FUENTES
APICE, COLOMBIA


INTRODUCCION
Dividiré mi exposición en tres partes. La primera se va a referir a la historia: Qué se esperaba de APICE hace 30 años cuando la Asociación fue fundada. La
segunda pretende ofrecer una rápida mirada sobre lo que es hoy nuestra entidad. Finalmente, la tercera parte ofrecerá los principales retos que, a mi juicio, APICE y las Instituciones y Programas de Crédito Educativo (CE) deberemos asumir durante los próximos años.
1. QUÉ SE ESPERABA DE APICE HACE 30 AÑOS.
Al repasar las páginas donde se consigna la memoria del primer seminario
Latinoamericano de Fomento y Crédito Educativo reunido en Lima, Perú en
diciembre de 1966 cuyo tema fue "Crédito Educativo en América Latina" se
encuentra el texto de la Declaración de Bogotá donde se relata que "El día trece de octubre de mil novecientos sesenta y cuatro se reunieron en la ciudad de Bogotá, Colombia, representantes de los siguientes organismos: Instituto Colombiano de Especialización Técnica en el Exterior (ICETEX), Fondo de Inversión Regional para el Mejoramiento Educativo (FIRME) de Centroamérica, Instituto Dominicano de Crédito Educativo (IDCE) y
el Instituto Peruano de Fomento Educativo (IPFE). Los objetivos de la reunión fueron:
(Colombiano, Licenciado en Filosofía y Letras, Licenciado en Teología de la Universidad Javeriana de Bogotá, Colombia y con especialización en Administración Educativa en la Universidad de Leeds, Gran
Bretaña. Ha dedicado su vida a la Educación. En la actualidad se desempeña como Director Ejecutivo de la Asociación Panamericana de instituciones de Crédito Educativo, APICE; Consultor Nacional e Internacional y
Representante del Sector Educativo Privado ante la Junta Nacional de Educación, JUNE. La primera versión de esta conferencia se presentó en Guanajuato, México, el 2 de mayo del 2000 con ocasión del XVIII Congreso Internacional de Crédito Educativo convocado por APICE. La segunda se presentó en Windsor, Ontario, Canadá, el 27 de julio del 2000. La versión que se presenta a continuación incluye datos nuevos y actualizaciones menores/

a) Estudiar la posibilidad de formar la Asociación Latinoamericana de Institutos de Crédito y Fomento Educativo…"Fue en ese encuentro donde se tomó la decisión de crear una organización que a la postre se denominó Asociación Panamericana de Instituciones de Crédito Educativo, APICE. Han pasado algo más de 35 años de dicha reunión y ya hace 30 que APICE desarrolla sus labores con el mismo espíritu: "armonizar las actividades (de las Instituciones y Programas de Crédito Educativo) e intercambiar
experiencias", en palabras del entonces Ministro de Educación de Colombia,
Gabriel Betancur Mejía.
¿A qué se refería el Dr. Betancur? Para responder esta pregunta cito, a
continuación, algunos apartes de su discurso del día 5 de diciembre de 1966,
donde reafirmó algunas de sus ideas y principios:
• "Sólo una buena planificación, unida a una administración eficiente, justificaría el uso adecuado del crédito educativo (…)
• El éxito de cualquier sistema financiero de la educación superior, a través de los préstamos directos a los estudiantes, depende de una buena selección (…)
• Tenemos que coordinar más el crecimiento educativo con el crecimiento económico.
(…)
• Las instituciones de Crédito educativo deben no sólo ayudar a la preparación de los recursos humanos, sino también a su uso adecuado. (…)
• Nuestros sistemas educativos deben esmerarse en crear una conciencia de
solidaridad nacional y social en quienes asciendan a las más altas escalas educativas.
(…)
• Existen dos problemas que deben embargar también la atención de los que laboran en este sector del crédito educativo: el primero es el de la calidad de la educación, pues ella es la que realmente la convierte en instrumento dinámico del desarrollo integral. Mientras la calidad de nuestra educación sea inferior a la calidad de la educación de los países desarrollados, continuaremos condenados al subdesarrollo. (…)
/APICE, "El Crédito Educativo en América Latina, (Declaración de Bogotá)", Ed. APICE-ICETEX, Dic. 1966, /
El otro problema es el bajo rendimiento de nuestros sistemas educativos más que diezmados por la deserción estudiantil. (…)
• Dentro de las prioridades en materia de formación de personal que nuestros institutos deben tener en cuenta, sobresalen dos que debemos mencionar por ser ellas indispensables para acelerar el desarrollo: la formación de educadores para todos los niveles y la de administradores, tanto del sector público como del privado (…)
• El movimiento de integración latinoamericana de nuestros pueblos ya en marcha, responsabiliza en forma definitiva al sector educativo sobre el importante papel que le corresponde. Los institutos de crédito educativo podrán convertirse con una adecuada planeación, para alcanzar este objetivo, en aceleradores de esa integración. (…)
Y, finalmente, concluye:
• Uno de los aspectos más importantes (…) es el de la creación de una Asociación
Interamericana que trate de armonizar estas actividades e intercambiar experiencias.
(…) Se debe explorar que su cooperación sirva para aumentar (en las instituciones y
programas de crédito educativo) su capacidad, mejorar su administración, lograr una
mayor efectividad en sus operaciones y reducir sus costos mediante la coordinación
de algunos servicios…"
Estas ideas, y muchas otras que se debatieron entonces, fueron consignadas en
los Estatutos de la asociación. El texto original ha tenido cinco modificaciones a lo
largo de tres décadas de historia5, modificaciones que han pretendido enriquecer y
actualizar la voluntad de la Asociación de acuerdo con los retos de cada momento.
Al respecto considero oportuno recordar el Art. 3ro. donde se resumen los
propósitos de APICE:
5 Estatutos, 1993, p. 17: Reformas, adiciones y modificaciones:
1) Bogotá, Colombia a los seis días del mes de agosto de mil novecientos setenta.
2) Santo Domingo, República Dominicana, a los doce días del mes de diciembre de mil novecientos setenta y
uno.
3) Bariloche, Argentina, noviembre de mil novecientos setenta y tres.
4) San José, Costa Rica, a los veintitrés días del mes de noviembre de mil novecientos ochenta y nueve.
5) Bogotá, Colombia, a los diez días del mes de Noviembre de mil novecientos noventa y tres.
"1. Fomentar el desarrollo de programas y sistemas locales, nacionales e internacio-
nales de financiamiento de la educación superior a través del Crédito Educativo, y
otros financiamientos recuperables, con la participación económica de los sectores
público, privado o de ambos, a fin de dar igualdad de oportunidades a los estu-
diantes americanos para la adquisición de conocimientos que les permitan contribuir
más eficazmente a la transformación cultural, económica y social de sus respectivos
países.
2. Promover el intercambio y divulgar las actividades y experiencias de los organismos
afiliados, en materia de Crédito Educativo y otros financiamientos recuperables.
3. Celebrar periódicamente Congresos con el fin de discutir los problemas relacionados
con la financiación de la actividad educativa encaminada al desarrollo de los
recursos humanos de alto nivel.
4. Llevar a cabo Eventos Técnicos (Cursos, Talleres, Foros, Seminarios) y crear Co-
mités de trabajo multinacionales que permitan mantener una vinculación recíproca
entre los organismos miembros y una estrecha coordinación de sus actividades.
5. Promover la capacitación y el perfeccionamiento del personal técnico y
administrativo de las instituciones afiliadas y, con estos fines, facilitar el intercambio
de los mismos.
6. Fomentar las relaciones académicas de excelencia a nivel de postgrado,
especialmente entre los países americanos, y el intercambio de información sobre
las escuelas de postgrado y los programas de investigación científica que existan
actualmente o que se creen en cada uno de los países representados en la
Asociación.
7. Promover, en los países representados en la Asociación, la aplicación técnica de
criterios de selección y orientación de aspirantes a obtener ayuda económica de las
instituciones afiliadas.
8. Fomentar, en los países representados en la Asociación, el desarrollo de servicios
técnicos nacionales de empleo para personal de alto nivel, con el fin de lograr un
mejor aprovechamiento de los recursos humanos.
9. Promover acuerdos entre las instituciones afiliadas para lograr un mejor seguimiento
académico de sus estudiantes en el extranjero.
10. Promover, en la Asociación y en las instituciones afiliadas, la recopilación y
mantenimiento al día de documentación completa que permita obtener y ofrecer in-
formación sobre Crédito Educativo, el financiamiento de la educación Superior, los
principales centros de educación superior del mundo, el contenido de sus progra-
mas, el costo de los estudios (matrícula, costo de vida, etc.), becas, subsidios y
demás datos de interés para los fines que persigue la Asociación.
11. Promover investigaciones conjuntas entre la Asociación y sus afiliados, en el campo
de la educación, especialmente en aspectos relacionados con el Crédito Educativo,
la financiación de la educación, la excelencia académica y la formación de recursos
humanos de alto nivel.
12. Promover, mediante los organismos afiliados en cada país, el mayor
aprovechamiento de la asistencia técnica que se ofrece a través de becas de estu-
dio.
13. Actuar como grupo de Consultoría en materias relacionadas con los objetivos y
actividades de la Asociación.
14. Desarrollar Programas, Proyectos y Actividades con el fin de contribuir al mejor
desempeño de las instituciones afiliadas y al sostenimiento financiero de la
Asociación.
15. Promover la búsqueda de fuentes, mecanismos y sistemas de financiación para las
instituciones afiliadas y para la misma Asociación.
Al mirar la historia en perspectiva se debe aceptar que llegó el siglo XXI y las
necesidades y problemas son los mismos, algunos, quizás agudizados por los
conflictos de orden político, económico y social que aquejan a nuestros países:
pobreza creciente, insuficiente cobertura en todos los niveles de la educación
formal, especialmente en el de la Educación Superior, inequidad en el acceso,
pertinencia discutible, y sobre todo, regular calidad. Nuestros sistemas educativos
no han logrado superar esta problemática, acentuada por la escasez de los
recursos financieros y la ineficiencia en el uso de los que están disponibles.
Podemos afirmar, sin lugar a dudas, que a la luz de los principios rectores según
los cuales APICE fue establecida hace tres décadas, el reto continúa vigente y la
tarea está apenas iniciada. Solo mediante la unión lograremos aprovechar
nuestras fortalezas conjuntas, para superar nuestras también conjuntas
debilidades, en beneficio de la formación de nuestros ciudadanos y del desarrollo
integral de nuestras naciones.
2. ¿Qué ha hecho APICE en 30 años?
Ante todo es justo reconocer que, como afirma Mario ZALDÍVAR, "América Latina
posee una organización internacional de CE que no se percibe en otros
Continentes (…) la experiencia recogida por la Asociación Panamericana de
Instituciones de CE, APICE, en sus treinta años de labores (1969-1999) es
valiosísima…"6 La sola permanencia de APICE transcurridas tres décadas es una
muestra de su permanente vigencia acorde con las necesidades de formación de
capital humano que demandan nuestros países. Durante su existencia APICE ha
difundido una filosofía, ha generado una cultura y ha desarrollado Programas,
Proyectos y Actividades de diversa índole. Los principales resultados y logros se
pueden agrupar en los siguientes ocho aspectos:
a. Difusión de Principios y Generación de una cultura: Todos los que nos
hemos incorporado al movimiento de CE con el Dr. Betancur a la cabeza, hemos
contribuido mediante conferencias, documentos escritos y acciones institucionales
y personales, a difundir los principios sociales que fundamentan la labor en
educación y el fomento del CE. Poco a poco se ha venido construyendo una
cultura en nuestros países de tal manera que afirmaciones como las siguientes,
planteadas por él hace 30 años7, ya son patrimonio común en muchos círculos:
• La educación es una inversión de la más alta rentabilidad social. Por tanto,
solicitar un préstamo para educarse se justifica y es altamente rentable. La
prueba está: el estudiante estudia, el profesional paga, y la sociedad se
desarrolla.
• El CE tiene varias dimensiones: Es crédito, desde la perspectiva social,
porque se cree en el estudiante, y así se le reconoce su dignidad; y, es crédito,
en sentido financiero, porque se le presta dinero para estudiar. Es educativo,
desde la perspectiva académica, porque el préstamo es para educarse;
también es educativo, esta vez desde el ángulo personal, porque educa, es
decir, estimula el espíritu de solidaridad en el beneficiario del préstamo y le
recuerda el valor cooperativo que conlleva el pago de su deuda, porque quien
paga le abre la puerta a otro estudiante para que pueda estudiar como lo hizo
él mismo.
6 APICE, El Crédito Educativo como inversión social permanente, p. 121 y ss.
7 APICE, II Congreso Panamericano de Crédito Educativo, 1969, p.
• Quien tiene acceso al conocimiento debe utilizarlo para servir a sus
semejantes, no para explotarlos.
• Una persona bien educada es un instrumento potencial de cambio social. De
ahí la necesidad de formar líderes académicamente sólidos y con una fuerte
educación en valores.
• El CE permite hacer accesible la educación superior a los jóvenes más
capaces y de menores recursos financieros, procedentes de todas las regiones
al interior de los países, sin discriminaciones de ninguna índole.
• Al financiar los estudios en el exterior el CE permite a los países beneficiarse
de todas las culturas. Ello supone preparar a los estudiantes que viajan para
que, al irse se conviertan en los mejores embajadores de nuestros países, y al
regresar convertidos en profesionales, generen sinergias y aceleren el
progreso de nuestras naciones.
b. Dirección: APICE ha logrado mantener continuidad en políticas y programas
gracias a la acción conjunta de los líderes de las Instituciones asociadas quienes a
lo largo de tres décadas, han elegido 15 diferentes equipos de Junta Directiva. La
labor de orientar los destinos de la Asociación ha sido realizada durante 19
Asambleas, 74 sesiones de Junta Directiva, y 18 Congresos. Nuestra Asociación
ha contado con cinco Directores Ejecutivos uno de los cuales, Gerardo Eusse duró
12 años y el actual ya se acerca a la misma cifra el 1 de diciembre del presente
año. Para destacar a las instituciones y a las personas que se han distinguido en
el campo del CE se creó en 1995 la Orden de la Solidaridad del CE en tres
Categorías: Gran Cruz, Cruz Grado Oro y Cruz Grado Plata. Igualmente, y con el
fin de celebrar el aporte del CE en ALC se designó el 27 de Abril como el Día
Internacional del CE en honor al natalicio de nuestro Fundador: Gabriel Betancur
Mejía.
c. Fomento de Redes de información, comunicación, publicaciones: APICE
ha logrado reunir documentos técnicos de diversa índole. El Centro de Información
de APICE, CIAP, se ha especializado en el tema de la financiación de la
educación y del Crédito Educativo. Desde 1995 se vienen recolectando
Estadísticas Básicas y se ha logrado fundamentar, aunque de manera todavía
incipiente, una cultura sobre el tema. El esfuerzo en materia de Publicaciones
también ha sido relevante: El Boletín APICE Al Día se distribuye por correo
electrónico y vía fax (para quienes no poseen ese servicio), en todo el mundo. La
Revista APICE es recibida por Instituciones y personas ubicadas en 28 países. Y
la Colección Bibliográfica ya cuenta con más de 50 títulos diferentes donde se
consigna el fruto de las experiencias, de la reflexión, de los eventos técnicos y de
la investigación promovida por la Asociación durante tres décadas.
d. Proyección y Expansión: Es obvio para todos los miembros de la Asociación
el liderazgo que APICE ha conquistado en cada uno de los países, en el ámbito
Latinoamericano, en el Continente, y poco a poco en el mundo. Organismos
Internacionales y Multilaterales como el Banco Mundial, el BID, el CIID, el CBIE, la
OEA, el PNUD, y la UNESCO, entre otros, conocen a APICE y se han involucrado
conjuntamente en uno o varios proyectos que han permitido investigar, difundir,
capacitar y promover la filosofía y la práctica del CE en todos los países. APICE
cuenta con socios en 19 países de América, y con relaciones en varios más. En la
actualidad APICE está integrado por ocho miembros Fundadores (uno en receso),
ocho miembros Nacionales, ocho miembros institucionales, cuatro miembros
internacionales, 30 miembros asociados, siete miembros honorarios y dos
miembros individuales: 67 socios en total. Se presenta así como una Asociación
sólida y pujante.
e. Asesoría y Capacitación: Nuestra Asociación ha realizado diversidad de
Consultorías mediante contratos con entidades como el Banco Mundial, BID, CIID,
el Fondo de Educación Superior FODESEP (Colombia), el Fondo Nacional del
Ahorro (Colombia), la Fundación Educativa CENTRALSEGUROS (Colombia), la
Fundación ACAC (Uruguay), la Fundación para la Producción, FUNDA-PRO
(Bolivia), las Naciones Unidas (PNUD), el Patronato Gente Nueva (Guatemala), en
temas relacionados con el diseño, planeación, desarrollo, evaluación y proyección
de los Programas e Instituciones de CE. También ha realizado más de medio
centenar de eventos técnicos: Cursos, Seminarios, Congresos, Foros, en los
cuales han participado cerca de 3000 directivos y funcionarios de Instituciones de
CE.

Politicas y Programas de Crédito Educativo _1

Globalmente puede decirse que los principales resultados de este esfuerzo
conjunto son los siguientes:
1. Se han entregado apoyos teóricos y prácticos para Cualificar las labores de
las instituciones de Crédito Educativo mediante la reflexión, el análisis y el
desarrollo de conceptos e instrumentos técnicos;
2. Se ha estimulado a cada institución a reflexionar sobre su labor cotidiana con
el doble efecto de motivar a auto examinarse para mejorar, y de sistematizar su
experiencia para ofrecer lo mejor de sí a las otras instituciones;
3. Se ha generado un espacio de intercambio de experiencias a nivel
interinstitucional y se han establecido contactos importantes;
4. Se cuenta con un acervo teórico que permite avanzar el desarrollo conceptual
del CE, y se han producido publicaciones;
5. Se han detectado consultores claves para los procesos de Capacitación,
Evaluación, Investigación y Asesoría que impulsa APICE, y en un futuro muy
próximo se contará con un directorio de egresados;
6. Se ha promovido la idea del CE a nivel Panamericano, y la presencia de
nuestros afiliados en cada país ha sido una fuente de respaldo para la
organización anfitriona;
7. Se ha consolidado la imagen internacional de APICE: muchas instituciones se
han interesado por solicitar mayor información, y varias han optado por afiliarse;
8. Se ha concretado la experiencia de la integración Latinoamericana mediante
el mutuo conocimiento, los diálogos informales que facilitan el sano intercambio e
integración de fuerzas e ideas, y el intercambio cultural.
En resumen, se ha incrementado el prestigio ante Gobiernos, ante Organismos
Nacionales e Internacionales, y ante los diversos sectores sociales, lo cual
consolida y proyecta la dinámica del CE a nivel Panamericano.
f. Investigación: Muchos esfuerzos se han dedicado a esta línea de trabajo.
Como resultado APICE cuenta con un acervo teórico que está consignado en más
de 50 publicaciones y numerosos documentos presentados oficialmente en los
eventos técnicos que nuestra Asociación organiza todos los años. Igualmente, y
en especial a partir de 1995, APICE ha logrado reunir un conjunto de Estadísticas
Básicas cuyos resultados ya son interesantes. A modo de ejemplo en el Anexo 18
podemos observar los consolidados que nos muestran cuál ha sido el impacto de
31 Instituciones miembros de APICE durante su existencia.
g. Financiación: Transcurridas tres décadas es conveniente destacar como
aspecto sobresaliente que APICE ha funcionado ininterrumpidamente a pesar de
no contar con un Patrimonio básico. Sus recursos se originan en dos fuentes:
Cuotas o aportes anuales de los socios y dineros provenientes de la operación
misma. Es decir, de la prestación de servicios técnicos (asesorías, consultorías,
capacitación, organización de eventos técnicos, publicaciones, estudios en el
extranjero). Por otra parte APICE ha contribuido a incrementar los recursos, o
disminuir gastos de las instituciones asociadas mediante diversas estrategias
como las siguientes:
• Identificación y difusión de modelos, mecanismos y fuentes de
financiación: Recordemos, a manera de ejemplo, y sin ser exhaustivo,
algunos de ellos: Aportes gubernamentales; Recuperación de cartera; Aportes
benéficos y donaciones del sector privado; Deducción de un determinado
porcentaje de las utilidades de los Bancos; Administración de fondos de terceros;
Cooperación externa; Impuesto especial a los profesionales9; Crédito bancario;
Cobro diferido del valor de la matrícula; Aportes de empresas internacionales;
Títulos de Ahorro Educativo (TAE); Rentas propias; Negociación de Deuda
Externa; Pago de matrícula; Disminución de costos mediante estrategias como la
conformación de Redes de Intercambio Educativo. Con éxito, se han explorado
recursos provenientes de loterías (Brasil), de pólizas de seguros (Colombia), de
regalías del petróleo (Ecuador), de las exportaciones bananeras (Ecuador).
Programas financiados por empresas total o parcialmente para apoyar centros
selectos. Aportes a la capacitación. Pago de impuestos con destino a la
Educación Superior. Uso de estímulos y exenciones tributarias en favor de
donantes. Establecimiento de becas según mérito, de acuerdo con la necesidad
8 APICE, Estadísticas del Crédito Educativo, (acumulado de 31 instituciones 1950-1999).
9 BID, 1978, p. 436.
financiera y/o para estimular áreas prioritarias en el desarrollo nacional. Fondos
de contrapartida.
Mario Zaldívar propone otras: impuesto al transporte, a la tecnología, al turismo, a
la utilidad anual de los puestos de bolsa de valores, a las tarjetas de crédito10.
Carlson sugirió en 1992 una estrategia combinada: establecer costos de
matrícula, ampliar los programas de PE y aplicar correctivos (con el fin de
incrementar los índices de recuperación en por lo menos el 50%), y
complementar la puesta en marcha de estas decisiones con programas de becas
para los más necesitados. Adicionalmente, se pueden complementar becas con
CE.
• Contactos con organismos financieros y multilaterales como el Banco
Centroamericano de Integración Económica, el Banco Mundial, el BID y la
OEA.
• Asesoría técnica con el fin de promover la racionalización administrativa y la
eficiencia financiera.
• Creación de espacios para generar alianzas estratégicas: Se pueden
mencionar los casos de alianzas logradas en eventos de APICE como la
realizada entre FUNDAYACUCHO y LASPAU, durante el III Curso
Internacional de CE en 1989, con el fin de administrar los estudiantes
venezolanos en Estados Unidos; el caso del Instituto de CE del Estado de
Sonora que obtuvo apoyo del Banco Mundial habiendo iniciado relaciones
durante un Seminario de APICE realizado en 1996.
g. Administración: La restricción permanente de recursos se ha logrado
equilibrar con criterios administrativos basados en la austeridad, agilidad,
precisión, pertinencia y calidad en el servicio. Si bien APICE ha contado siempre
10 Zaldívar, Mario, Crédito Educativo, Siete Ensayos, 1995, p. 107 y ss.
con un reducido equipo de trabajo se puede afirmar que todos y cada uno
demuestran profesionalismo en la acción, lealtad y sentido de pertenencia
institucional, activos muy valiosos e imprescindibles para llevar adelante una
empresa como la nuestra.
h. Finalmente, APICE ha promovido y estimulado la definición de convenios
interinstitucionales que generan sinergias, canalizan recursos y disminuyen costos
de capacitación. Aquí se ubican los convenios firmados con instituciones como las
siguientes: Instituto de Empresa (España), Global Education Associates (USA),
Humber College y Niagara College (Canadá), Ministerio de Educación Superior
(Cuba); St. Clair College (Canadá); Universidad de Leeds, (Gran Bretaña);
Malaspina College, (Canadá); Green River (USA), y Universidad Católica de
Australia.
3. CUÁL ES EL FUTURO DE APICE.
Afirma Federico Mayor en el prólogo al informe final de la Conferencia Mundial
sobre la Educación Superior celebrada en 1998, que "el tema de la financiación se
anuncia a todas luces como uno de los desafíos fundamentales de los próximos
años".11 Lo anterior había sido planteado previamente en la Declaración sobre la
Educación Superior en América Latina y el Caribe12 y fue reconfirmado
oficialmente durante las deliberaciones de la Conferencia mencionada. En otras
palabras, el reto de propulsar nuevos mecanismos de préstamos a estudiantes,
misión de APICE, continúa vigente.
Igualmente, la Sra. Suzi Halami, relatora final de dicha conferencia señaló "Los
cuatro grandes ejes que constituyen la pertinencia, el mejoramiento de la calidad,
11 UNESCO, La Educación Superior en el Siglo XXI, Visión y Acción, 1998, p. 5.
12 UNESCO, Conferencia Regional sobre Políticas y Estrategias para la transformación de la Educación
Superior en América Latina y el Caribe, la Habana, Cuba, 18-22 de noviembre de 1996, programa C, numeral
3.7.
la gestión y la financiación de la educación superior en un afán de justicia y de
equidad y, finalmente, la cooperación internacional".13
Es obvio que las instituciones que integran a APICE y APICE mismo tienen un rol
esencial por estar ubicados en el centro de temas tan cruciales como los
mencionados. Permítanme reiterarlos dándoles un nuevo orden: La cooperación
internacional para identificar nuevas formas de financiar la educación
superior y difundir las existentes, así como para favorecer el ejercicio de una
gestión institucional eficiente, pertinente y de calidad, con el fin de promover
la justicia y la equidad entre nuestros pueblos. He aquí el reto de APICE.
Adicionalmente, el documento "Marco de acción prioritaria para el Cambio y
desarrollo de la Educación Superior señala como primera acción prioritaria de los
estados "Crear el marco legislativo, político y financiero para reformar y desarrollar
la educación superior de conformidad con la declaración universal de los derechos
humanos según la cual la educación superior deberá ser accesible a todos en
función del mérito".14 Lo expuesto coincide plenamente con la misión de APICE y
de las Instituciones y Programas de CE, misión visionaria formulada por el Dr.
Betancur en 1950 y reafirmada en 1969 con la fundación de APICE.
La Conferencia Regional de la UNESCO para América Latina y el Caribe
celebrada en La Habana (Cuba, noviembre 18-22 de 1996), reconoció como
tendencias en la educación superior la notable expansión en la matrícula, las
desigualdades y dificultades en la democratización del conocimiento, la restricción
de las inversiones publicas en el sector, la multiplicación y diversificación de las
Instituciones de Educación Superior, y la creciente participación del sector privado
en la oferta.
En ese contexto, dicha Conferencia planteó su estrategia para fortalecer la
educación superior: En cuanto a la demanda propuso ampliar el acceso,
13 Ibid. p. 11.
14 Ibid. p. 31.
garantizar la permanencia de los estudiantes, y ofrecerles posibilidades de éxito,
sin discriminación de alguna índole; en cuanto a la oferta sugirió mejorar su
gestión, fortalecer sus vínculos con el mundo del trabajo, y contribuir a la paz,
impulsando el desarrollo fundado en la justicia, la equidad, la solidaridad y la
libertad.15
Pero, ¿Cómo poner en práctica este enfoque globalizante y estratégico? El Plan
de acción adoptado por los participantes en la misma Conferencia delinea los
siguientes cinco programas: Mejoramiento de la pertinencia, de la calidad, de la
gestión y del financiamiento, al igual que incorporar la gestión académica de las
nuevas tecnologías de información y comunicación, y reorientar la cooperación
internacional.
En cuanto al financiamiento, aparte de destacar la relevancia y urgencia de
propiciar una política del Estado, identificar posibles fuentes complementarias de
recursos, y promover una cooperación internacional eficiente, una de las diez
líneas estratégicas más importantes aprobadas por los participantes es la de
"Propulsar nuevos mecanismos de becas y/o préstamos a estudiantes que
permitan facilitar su desempeño académico, particularmente a aquellos de
menores recursos."16
Un enfoque similar adoptó dos años después la Conferencia Mundial sobre la
Educación Superior celebrada en París del 5 al 9 de octubre de 1998.
En síntesis, el futuro de APICE está ligado íntimamente al de la Educación
Superior, y al de las instituciones y programas de CE. El anexo 217 permite
examinar brevemente algunos datos que describen el estado actual de la
Educación Superior, desde la mirada del BID, y del CE desde la perspectiva de
Jamil Salmi.
15 UNESCO, La Educación Superior en el Siglo XXI, Visión y Acción, 1998, p. 45 y ss.
16 Ibídem, p. 56.
17 BID, p. 45 y ss; Salmi, op. Cit. p.
Algunos lineamientos.
Como sintetiza Mario Zaldívar, "América Latina y el Caribe es una parte del
Continente que abarca 20 millones de Km. cuadrados. Está compuesta por 33
países y posee una población de casi 500 millones de habitantes. Se estima que
tiene 800 universidades, cuya población estudiantil ronda los ocho millones, según
cifras de la UNESCO (1994),"18 y del BID citando a la CEPAL19
Para todos los que hemos venido trabajando en el tema del CE es muy claro que
el problema de hacer accesible la educación superior a los jóvenes más capaces
independientemente de sus recursos financieros aún no se ha superado.
Adicionalmente la experiencia y la investigación han confirmado que las
instituciones y programas de CE adolecen de varios problemas que obstaculizan
su labor y que, por tanto, deben ser superados.
En resumen, al iniciar el primer siglo del tercer milenio APICE tiene al frente varios
retos que lo son también de sus instituciones asociadas, de las entidades de
educación superior, y de la sociedad en general. Me refiero a los siguientes:
1. LA INTERNACIONALIZACIÓN Y LA GLOBALIZACIÓN.
Fenómenos bastante estudiados que también plantean nuevas demandas a las
instituciones y programas de CE. Hoy día tenemos acceso a enormes
cantidades de información y nuestro mundo percibe el predominio gradual de
los medios de comunicación, los computadores y las telecomunicaciones. Se
han puesto las bases de una cultura global de masas.
El PNUD denomina este fenómeno Globalización, y lo caracteriza así20: El
mundo se hace cada vez más pequeño: los contactos entre las poblaciones y las
personas son más amplios; existen menores costos de transporte y
comunicaciones; INTERNET es utilizado por 50 millones de personas y todos los
años se duplica el número de suscriptores.
18 Zaldívar, Mario, El impacto del CE en la Formación de Recursos Humanos, ponencia presentada en el XII
Curso Internacional de CE, APICE-OEA-FUNDAPLUB, Porto Alegre, Brasil, 1999, p.3.
19 BID, op. cit. p. 45 Y 49.
20 PNUD, p. 93.
Surge una cultura mundial: las ideas y los valores internacionales se mezclan
con las identidades nacionales; la TV y los videos fomentan una evolución
revolucionaria; hay más de 1200 millones de TV en el mundo; los EEUU
exportan más de 120.000 horas de programación de TV por año solo a Europa, y
el comercio mundial de programación crece más del 15% anual. Estilos de
vestuario, peinados, deportes, música, hábitos de comida, y actitudes sociales y
culturales constituyen tendencias mundiales. Hasta los delitos: drogas, maltrato
de mujeres, fraude o corrupción trascienden fronteras y son semejantes en todas
partes...
Todas estas circunstancias deben ser examinadas cuidadosamente por nuestras
instituciones. El aprendizaje de uno o varios idiomas se hace fundamental.
¿Cuáles? La decisión parece inclinarse por el inglés, pero no debemos descuidar
a nuestros hermanos naturales: los Brasileños. El idioma portugués es y será una
prioridad necesaria al lado del inglés, máxime si estamos luchando por construir
nuestra comunidad latinoamericana de naciones como bloque mundial con
iniciativa y poder de negociación. Pero la cuenca del Pacífico también plantea
desafíos: ¿cómo negar la importancia y trascendencia del idioma japonés en un
mundo cada vez más pequeño para los negocios, la industria y el comercio
internacional?
Urge, pues, reflexionar sobre el papel de nuestras instituciones en los nuevos
desarrollos educativos que se vislumbran como necesarios en esta era de
internacionalización de las economías y de Globalización de nuestras
sociedades. Ello implica reflexionar sobre:
- ¿Cómo acceder al conocimiento existente en el mundo y a sus aplicaciones?
- ¿Cómo gestar nuevos desarrollos en el marco de nuestras propias culturas?
- ¿Cómo ampliar permanentemente las oportunidades de educación a toda la
población?
- ¿Cómo mejorar continuamente su calidad?
- ¿Cuál es el papel del Crédito educativo y de nuestras instituciones hoy, a las
puertas del tercer milenio?
Si queremos intentar algunas respuestas podemos afirmar que el Crédito
Educativo es un instrumento con potencial para:
- Orientar cambios en la educación de los países y la región.
- Servir a estudiantes que buscan conocimientos y técnicas prioritarias para
el desarrollo nacional y regional.
- Lograr que los estudiantes ingresen a los mejores programas.
- Conseguir un número cada vez mayor de oportunidades de estudio en el
exterior en instituciones de prestigio.
- Garantizar que la distribución de servicios entre estudiantes se realice
con criterios de equidad social y Regional.
- Apoyar con recursos los esfuerzos de las instituciones para elevar la
calidad de sus programas.
- Contribuir al desarrollo de nuestros países mediante la formación de
Recursos Humanos de alto nivel que estén en capacidad de construir
empresas, multiplicar saber y tecnología, y explorar las fuentes de la
ciencia.
De nuevo encontramos varios elementos que debemos analizar para orientar y
vislumbrar el futuro. Quizás el factor central en el cual debemos insistir en el
marco de la Globalización es el de la acción de APICE para promover la
movilidad internacional de los estudiantes y profesionales, así como la
internacionalización de las instituciones. El saber se construye a diario en
todos los rincones del planeta y es incalculable el valor de la sinergia que
produce la acción coordinada de las personas para crear, difundir, adaptar y
aplicar los conocimientos de acuerdo con las características regionales,
nacionales y locales. Si nos acogemos a la experiencia de los Estados Unidos
donde apenas 70 de las 3500 universidades hacen investigación, y a la
experiencia japonesa cuya estrategia consistió en conocer bien el saber existente
para aplicarlo y generar tecnología masivamente, podríamos afirmar que
nuestros países, más que preocuparse por producir saber, campo en el cual
estamos muy rezagados en ALC, deberían preocuparse por conocer bien el
existente y adaptarlo de tal manera que aceleremos el proceso de modernización
de nuestras naciones. Y para lograr esta meta contamos con el CE como
instrumento financiero para favorecer la movilidad internacional, la creación de
redes y el aprovechamiento de las existentes, y el desarrollo de ideas como la de
la Cámara de Compensación Educativa, propuesta de APICE lanzada justamente
en México hace varios años.
Aquí tenemos una línea de acción muy clara que el Lic. Zaldívar ha venido
sugiriendo en diversos ámbitos, tal como lo recordamos en Honduras, 1998, y en
Cuba, 1999, cuando propuso la creación de una Red de Cooperación e
Intercambio sustentada por el CE.21 Ello implica, entre otros aspectos, definir las
necesidades específicas de cada país en materia de cooperación técnica,
identificar los convenios internacionales actualmente vigentes, hacer un
inventario de las áreas de cooperación en ejecución hoy, proponer uno o varios
esquemas de operación que den vida a dicha iniciativa, y detectar todas las
barreras que deben ser superadas: medidas de inmigración, no reconocimiento
de equivalencia de estudios, por ejemplo.
21 APICE, El CE como inversión social permanente, 1999, p.118 y ss.

Politicas y Programas de Crédito Educativo _2

2. FORTALECIMIENTO INSTITUCIONAL.
Las Instituciones de CE son empresas sociales cuyo objetivo es dinámico y
dinamizador puesto que con su acción generan una evidente revolución
educativa. Por ello, y desde la perspectiva de su ser empresarial, están sujetas
a las diversas fuerzas que afectan a cualquier otra institución. ¿Cuáles son
dichas fuerzas? Según algunos autores22 las cinco fuerzas determinantes del
desarrollo empresarial son:
• Las alianzas, porque las empresas deben concentrarse en sus
competencias básicas y deben obtener las competencias complementarias
mediante la contratación con otras firmas.
• La inversión, porque es imprescindible apostarle al futuro con capital.
• La informática, porque la tercera o la de la información y de la
comunicación anunciada por Alvin Toffler y Peter Drucker, ya nos llegó
generando simultáneamente oportunidades y amenazas.
• La tecnología, porque el mundo entró en una verdadera revolución que
implica innovación constante y la tecnología se obtiene mediante
transferencia o se construye, lo cual supone esfuerzos en Investigación y
Desarrollo.
• La educación, porque de acuerdo con la dinámica actual tenemos que
colocar el conocimiento y la formación de los recursos humanos (Capital
Humano) en el eje de la estrategia de desarrollo de nuestros países e
instituciones.
APICE y cada una de sus instituciones asociadas deben examinar su carácter
empresarial y en qué medida manejan o son manejadas por las cinco fuerzas
mencionadas. Igualmente es fundamental para fortalecer la institución contar
con un Plan de Desarrollo Estratégico tal como lo reiteró en su conferencia en
Porto Alegre, a fines de 1999 la Secretaria General del Fondo de Educación
22 Revista DINERO, Bogotá, D.C., Colombia, Enero 28 del 2000, p. 30.
Superior de Colombia, FODESEP, Aurora Sabogal, "APICE puede y debe
liderar esta alternativa con su orientación, apoyo, y asistencia técnica".23
3. FORTALECIMIENTO FINANCIERO PARA AMPLIAR LA COBERTURA.
En una región donde, según datos de la CEPAL, apenas se cubre el 21% de
los estudiantes interesados en acceder a la educación superior es evidente la
urgencia de acopiar recursos técnicos, administrativos y financieros para
solucionar radicalmente este problema. APICE, como organismo regional, ha
aglutinado las experiencias positivas y negativas que se han dado en la región
y gracias a ello durante los años recientes ha ayudado a iniciar los programas
de CE de instituciones como la Fundación para la Producción, FUNDA-PRO,
(Bolivia), Patronato Gente Nueva (Guatemala), Fondo Nacional del Ahorro
(Colombia), y Fundación ACAC (Uruguay). Incluso, esta es la razón que
justificó nuestra presencia en Guanajuato en mayo del presente año: apoyar
los esfuerzos de EDUCAFIN. De esta manera ha ayudado a "Implementar el
sistema, con modalidades análogas y a experimentar a su vez, los beneficios
derivados de él", siguiendo las palabras del secretario ejecutivo de
EDUCREDITO A.C. (Venezuela) Eduardo Plaza, en 1966,24 cuando acordaron
la fundación de APICE. Es una necesidad imperiosa redoblar esfuerzos para
intercambiar experiencias y difundir en todos los países la enorme riqueza
acumulada en materia de fuentes y mecanismos de financiación. Esta tarea no
se ha terminado aún porque nos espera el 79% de los estudiantes
latinoamericanos que aún no tienen garantizado el acceso a la educación
superior.
En resumen, y como lo señalé antes, existe una gran variedad de fuentes y
mecanismos de captación de recursos que han logrado poner en práctica, a lo
largo de su historia, las diferentes entidades de CE25. Ninguna institución vive
con los dineros provenientes de una sola de estas fuentes: las combinan de
diferentes maneras. El ICETEX (Colombia), por ejemplo, ha diversificado sus
recursos y cuenta por lo menos con siete fuentes diferentes: aportes del
gobierno nacional, inversiones, Títulos de Ahorro Educativo, comisiones por
administración de fondos, crédito bancario, recuperación de cartera, y fondos en
administración.26
Finalmente conviene mencionar las oportunidades que el nuevo enfoque de la
Banca Multilateral abre para el fortalecimiento financiero del CE. APICE
23 Sabogal, Aurora, La Cooperación: una Alianza Estratégica para el Financiamiento del Recurso Humano,
documento presentado en el XII Curso Internacional de CE, APICE-OEA-FUNDAPLUB, Porto Alegre, Brasil,
septiembre de 1999, p. 8.
24 APICE, II Congreso Panamericano de CE, 1969, p.10.
25 Rodríguez, 1992, pag.
26 Téllez Jorge, op. Cit. p.
encuentra apertura cada vez más creciente en estos organismos, y en particular
por parte del Banco Mundial.
Pero, igualmente, el BID expresó sus criterios en esta materia en el documento
de Estrategia donde afirma que "El financiamiento del BID pondrá énfasis en
estrategias basadas en el conocimiento adquirido acerca de lo que ha dado
buenos resultados en el pasado y de lo que es coherente con un enfoque más
específico para el presente (…) la asistencia se focalizará en tareas y actividades
de alta prioridad que tengan efectos multiplicadores positivos. El Banco
colaborará con individuos y organizaciones que estén resueltas a emprender
reformas de gran prioridad que tengan buenas perspectivas de éxito. Estos
emprendimientos (sic) pueden incluir a asociaciones regionales y además podrán
conducir a la promoción de la Integración Latinoamericana y la cooperación
académica internacional".27 Es obvio que el enfoque y los criterios expuestos
coinciden con la misión y la acción de un organismo como APICE, máxime
cuando el mismo documento señala más adelante que "…las solicitudes de los
préstamos que faciliten el acceso de los menos privilegiados a la educación
serán bien recibidas. Ello significa que el Banco puede considerar programas
bien focalizados de becas y préstamos estudiantiles. Estos programas podrían
asistir a estudiantes académicamente prometedores que provengan de familias
modestas."
Naturalmente, APICE considera que cualquier paso que se dé en esta línea de
conseguir financiación de los organismos multilaterales debe tener en cuenta las
experiencias ya desarrolladas: Es el caso de FUNDAYACUCHO, Venezuela; del
Instituto de CE del Estado de Sonora, México y de SOFES, México, en relación
con el Banco Mundial, así como la experiencia de FUNDAPEC con el BID.
Existen otras dos fuentes que revisten particular interés a las cuales se ha
acercado APICE: La Corporación Financiera Internacional (IFC), organismo del
Banco Mundial, y el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE).
En el caso de la IFC, su característica principal es haber sido fundada por el
Banco Mundial con el fin de invertir en el sector privado. Este organismo y cuenta
con experiencias de apoyo a la Educación Superior en la Argentina mediante CE
para las Universidades de Belgrano y El Salvador, y para el Instituto Torcuato di
Tella donde se diseñó un programa de CE para estudiantes.
El BCIE también ha sido contactado por APICE porque ha manifestado interés en
el tema del CE y en la actualidad ha ofrecido apoyo para participar con un Fondo
de Garantías que respalda a estudiantes beneficiados por Universidades, Bancos
y el Patronato Gente Nueva en Guatemala. Un esquema posiblemente similar
está explorando APICE en Nicaragua con el mismo Banco. La potencialidad de
esta institución cubre los países asociados: Honduras, Guatemala, El Salvador,
Nicaragua Costa Rica y los vinculados posteriormente: Colombia y Argentina.
APICE considera esta línea prioritaria y la apertura de estas entidades es un
signo para nuestros países e instituciones: debemos explorar estos caminos y
aprovechar la coyuntura actual.
27 BID, La Educación Superior en América Latina y el Caribe, 1998, p. 33 y ss.

Politicas y Programas de Crédito Educativo _4

4. LA EFICIENCIA: EL FUTURO DE LAS INSTITUCIONES Y DE LOS
PROGRAMAS DE CRÉDITO EDUCATIVO.
Definitivamente este es un factor central y clave para APICE y todas las ICEs
asociadas. De acuerdo con documentos como el de Salmi28 existen tres
problemas que se observan en las ICEs y que, de no corregirse, afectarán
irremediablemente su desempeño futuro: "… Las tasas de interés altamente
subsidiadas, las altas tasas de incumplimiento en los pagos y los altos costos
administrativos…" El establecimiento de políticas mal diseñadas de subsidio
para los estudiantes, ha afectado los activos de las instituciones; el desempleo
y el mal manejo de la gestión de los procesos encaminados a recuperar los
préstamos han conducido al incumplimiento en los pagos; y el alto grado de
ineficiencia administrativa, especialmente en los organismos de carácter oficial
ha producido un cuestionamiento sobre la viabilidad financiera de tales
instituciones.

¿ES FACTIBLE HACER MÁS EFICIENTES LOS PROGRAMAS DE CE EN ALC?
EL DOCUMENTO "PROGRAMAS DE CRÉDITO EDUCATIVO EN
AMÉRICA LATINA"29, EL ESTUDIO YA MENCIONADO DE SALMI, Y LA EXPERIENCIA DE APICE, PERMITEN AFIRMAR QUE SÍ ES POSIBLE, SIEMPRE Y CUANDO SE APLIQUEN REFORMAS COMO LAS SIGUIENTES
QUE CONSTITUYEN UN PLAN DE ACCIÓN PARA APICE Y PARA LAS INSTITUCIONES ASOCIADAS:
• Diseñar una buena estrategia de información y mercadeo: Se considera
que el programa funcionará mejor si se ha generado conciencia en los
estudiantes y en las instituciones sobre el carácter social del CE.
Salmi, Jamil, Los Créditos Educativos desde una perspectiva internacional: La experiencia del Banco Mundial, documento inédito traducido por APICE del original: Student Loans from an International Perspective: The World Bank Perspective", 1999. Téllez, Jorge, Programas de Crédito Educativo en América Latina, publicado en el libro El Crédito Educativo como Inversión social Permanente, ed. APICE-Educrédito (Honduras), p. 43 y ss., 1999.
• Definir con cuidado tasas de interés y políticas de subsidios: Es
necesario proteger la viabilidad financiera del modelo a largo plazo. Ello
implica establecer tasas de interés positivas: "Indexar" los préstamos de
acuerdo con la tasa de inflación y adicionar algunos puntos por encima, o
cobrar el 80% de la tasa de interés comercial, por ejemplo.
• Examinar los períodos de amortización: El préstamo no puede ser una
carga inmanejable para el deudor.
• Establecer cuotas de amortización acordes con los ingresos del
graduado. Este porcentaje podría estar en el 10%30 y algunos autores
aceptarían hasta un 15%31, aunque parece excesivo.
• Aplicar medidas administrativas, técnicas y legales para hacer eficiente
el cobro: Aplicar la ley penal, cargar con intereses significativos al deudor
moroso, embargar a los avalistas o garantes, u obligarlos a que paguen en
lugar del deudor, hacer públicos los nombres de los evasores e iniciar
acciones legales en su contra. Estas sanciones pueden combinarse con
incentivos. Los encargados de recolectar los préstamos podrían recibir un
porcentaje del monto recaudado, y podrían hacerse concursos para premiar al
recaudador "estrella". Se trata de premiar al que paga, porque paga antes, y
al que cobra porque cobra con eficiencia. Otras medidas son: Organizar "redes" de caza-deudores. Contratar la recuperación de la cartera con agencias especializadas redujo la cartera considerada perdida de EDUCREDITO (Honduras).
Simplificar los trámites o facilitarlos mediante sistemas ágiles y al alcance del deudor, como autorizar al banco a deducir mensualmente su cuota y entregarla directamente al organismo de PE.
Exigir a los deudores pólizas de seguro contra evasión,
incapacidad o muerte. Recolectar los dineros a través del sistema de
Seguridad Social. Organizar bolsas de empleo para los beneficiarios.
• Mejorar la aplicación de los criterios de selección para otorgar los
préstamos. La capacidad financiera del deudor y de la familia debe ser
cuidadosamente examinada. Verificar el mérito académico es clave para
disminuir el riesgo de deserción del estudiante. En todo caso, mantener
autonomía e independencia política con el fin de orientar los subsidios a los
estudiantes más necesitados.
• Mantener una buena supervisión académica de los beneficiarios del CE.
• Seleccionar cuidadosamente y dar estabilidad al personal que maneja
todos los procesos claves de los programas de PE (evaluación y
selección de los beneficiarios, monitoreo académico, cobro de préstamos,
administración financiera) apoyado en un buen sistema de información
computarizado, y establecer incentivos o sanciones de acuerdo con su
eficiencia.
• Efectuar una buena Modernización tecnológica, para simplificar trámites, y
ofrecer agilidad, precisión, oportunidad y eficiencia.
• Examinar la naturaleza jurídica institucional y adecuarla a las condiciones
que ofrezcan mayores posibilidades de éxito para el desarrollo institucional.
Adicionalmente, promover la expedición de marcos legales que permitan
una gestión dinámica según las características de las instituciones de PE y las
circunstancias de cada país.
• Preocuparse por conocer y divulgar las diferentes modalidades y
estrategias de financiación que han adoptado y generado a lo largo de la
historia las instituciones de PE.
• Establecer sistemas, mecanismos y prácticas de planeación y
evaluación institucional, especialmente externa, de modo que se cuente
con criterios transparentes de gestión para la toma de decisiones.
• Contar con mecanismos legales y administrativos que den estabilidad
a los Directivos de las ICEs y que los obliguen a rendir cuentas a la
sociedad. Es claro que la falta de continuidad en los Directivos que han
sido bien seleccionados pone en riesgo la continuidad de los programas y la
eficiencia institucional. También es claro que si dichos Directivos se
perpetúan en el poder y no rinden cuentas a la sociedad la institución puede
estar condenada al fracaso. Es necesario buscar el equilibrio entre
continuidad y eficiencia.
En resumen, Salmi considera que "Mejorar la eficiencia y la viabilidad
financiera de los programas existentes al mismo tiempo que se amplía su
cobertura constituye un gran desafío". Este desafío nos corresponde a todos
nosotros. Igualmente afirma que "… los elementos más significativos que
explican el éxito relativo o el fracaso de cualquier esquema de crédito
educativo son la fortaleza de su liderazgo, la calidad de las prácticas y de los
sistemas administrativos y la habilidad para reaccionar con flexibilidad y
rápidamente cuando los problemas surgen. Algunas veces es suficiente tomar
medidas a nivel gerencial, simplemente verificando que los procedimientos se
aplican correctamente. Pero a menudo también es necesario volver a analizar
el diseño del esquema y hacer ajustes significativos para mejorar la situación".
Las palabras de Salmi son una invitación a revisar nuestra gestión para ejercer
liderazgo, mejorar la calidad del servicio que prestamos y estimular la
capacidad de reacción inmediata y certera ante los retos que surgen a diario.
Para ello propone el desarrollo y la adopción de indicadores integrales para
monitorear el desempeño administrativo y el impacto del servicio, y tomar las
medidas apropiadas. Al respecto propone el siguiente listado de Indicadores de
Demanda y de Selección, Indicadores Financieros, e Indicadores de
Operación:
• Indicadores de Demanda y de Selección
• Evolución de la tasa de inscripciones de la educación superior
• Cobertura (número de beneficiarios con respecto a la población
estudiantil).
• Proporción de nuevos beneficiarios aceptados sobre el número de
candidatos
• Proporción de beneficiarios de familias de medianos o bajos recursos
• Distribución de estudiantes y de beneficiarios por género
• Distribución geográfica de estudiantes y de beneficiarios
• Distribución de estudiantes y de beneficiarios por programa académico
• Resultados académicos de los beneficiarios (comparados con los de la
población estudiantil en general)
• Indicadores Financieros
• Tasas de mora y de incumplimiento (por grupo socioeconómico, género,
institución terciaria, disciplina académica y monto del crédito)
• Cartera afectada como una proporción de la cartera total
• Pagos en mora como una proporción de la cartera afectada
• Tasa de interés corriente y nivel de subsidio
• Tasa de recuperación del préstamo
• Costos administrativos comparados con la cartera global (y la
distribución de las principales categorías de gastos)
• Proyecciones de flujo de caja
• Evolución del valor real de los activos
• Distribución de las fuentes de financiación
• Dependencia de los recursos del gobierno
• Movilización de los recursos no gubernamentales
• Rendimiento de la inversión (rendimiento del capital, rendimiento de los
activos)
• Indicadores de Operación Institucional
• Indicadores administrativos (para medir la eficiencia y la calidad de los
procesos internos)
• Satisfacción de los beneficiarios
• Rotación del personal
• Indicadores de promoción del programa de crédito educativo (toma de
conciencia del programa y comprensión de los términos y de las
obligaciones)
Corresponde a todos nosotros enriquecer esta lista de indicadores y sobre
todo, ponerlos en práctica en aras de generar la eficiencia que nuestra misión
impone. Así lo reafirmó Aurora Sabogal durante la conferencia mencionada al
plantear que APICE debe ser líder "en la construcción de indicadores, los
cuales, en la perspectiva de la actividad financiera deben guardar relación con
los aplicados por el sector financiero nacional de cada país como parámetro
interno de comparación; pero fundamentalmente con unos indicadores que
rebasen la frontera de lo nacional y permitan comparar los desarrollos del CE
entre los diversos países que cuentan con esta alternativa de financiamiento".32
5. LA PERTINENCIA ESTRATEGICA: ¿HACIA DONDE ORIENTAR EL CE?
De acuerdo con un reciente estudio del BID adelantado por Claudio de Moura
Castro33 las funciones de la educación superior se pueden categorizar en
cuatro: Liderazgo académico, formación para las profesiones, formación
técnica y perfeccionamiento, y educación superior general. Afirma el mismo
documento que el crecimiento de ALC ha sido extraordinario y ha enfocado
buena parte de sus esfuerzos hacia poner en práctica especialmente las dos
primeras funciones. Hoy día en nuestros países se reconoce la ausencia de un
fuerte impulso a la formación técnica, función esencial para el desarrollo
nacional.
Si ello es así, las ICEs encuentran allí un reto explícito que permite deducir
que, para acertar en la formación de los recursos humanos que demanda el
desarrollo de nuestras naciones es necesario orientar los escasos recursos
hacia áreas prioritarias y estratégicas: la educación técnica es justamente la
prioridad, lo cual no quiere decir que descuidemos las otras líneas y funciones,
pero, por razones de lógica, ante la escasez de recursos, insisto, la técnica
tiene prioridad.
En este contexto Zaldívar afirma que "El CE debe ser canalizado hacia las
áreas de formación de recursos humanos estratégicos para el desarrollo de la
colectividad", y añade que la UNESCO y otras fuentes consideran que "el
futuro del CE está, prioritariamente en el campo de la Ciencia y la Tecnología".
Adicionalmente indica que "Es de esperar que al menos el 65% de los recursos
del programa se dediquen al financiamiento de los estudiantes matriculados en
carreras científico tecnológicas", e insiste en que " si en un país no existe una
plataforma universitaria adecuada el CE debe considerar el financiamiento de
estudiantes en el exterior, estimular la investigación local y alentar la fundación de centros de educación superior en el país (…) La prioridad inicial del
programa de CE deben ser los estudios de postgrado". "Los estudios de oferta
y demanda de profesionales en un país y en la región se tornan indispensables
para estructurar los programas de CE. Los datos de empleo, subempleo y
desempleo de profesionales son vitales para fijar las políticas crediticias",
concluye el autor.

33 BID, La Educación Superior en América Latina y el Caribe, Dic. 1997 No. EDU-101, p. 23 y ss.

Politicas y Programas de Crédito Educativo _6

6. LA CONFORMACION Y ORGANIZACIÓN DE SISTEMAS NACIONALES DE
CE.
Colombia viene trabajando desde hace más de cinco años una idea que
considero revolucionaria y a la cual le hemos dedicado esfuerzos y tiempo desde APICE. Se trata de la organización de un Sistema Nacional de Crédito Educativo. Desde la perspectiva de APICE esta propuesta se mencionó en Caracas hacia el año 1991 con la intención de integrar las ICEs existentes allí. El liderazgo se propuso a la Fundación Gran Mariscal de Ayacucho, FUNDAYACUCHO, para que en alianza con EDUCREDITO C.A., miembro Fundador de APICE, y de SACEV, se organizara una red inicial de instituciones que potenciara los recursos existentes y prestara un mejor servicio. En Colombia la idea se formuló desde la expedición de la Ley 30 de 1992 y tuvo eco en el ICETEX cuando su Director, Jaime Niño encargó a un equipo de personas técnicas para explorar posibilidades. El actual Director del FODESEP, José Joaquín Barón, integró en aquel entonces el equipo que presentó una propuesta donde se incluía la propuesta de un Proyecto de Ley para aprobación del Congreso de la República. Al iniciarse el actual Gobierno, y ante la preocupación general por el estado del tercer nivel de la educación, se planteó una estrategia de Movilización por la Educación Superior que ha generado una nueva propuesta que desde el Ministerio de Educación, el ICFES, y el ICETEX, convoca el concurso de las Instituciones de Educación Superior, de la Banca, del sector privado, y del Fondo Nacional de Garantías.

¿Qué se espera con esta iniciativa?
Básicamente integrar fuerzas para movilizar
la sociedad entera en torno a la educación como prioridad real. Pero no es una
mera declaración de principios. Es una realidad. Si todo resulta como está
planteado sería posible movilizar recursos semestrales del orden de US$ 175
millones de dólares, con los cuales se podrían atender más de 100.000
estudiantes capaces académicamente y cuyas familias, ni ellos mismos, no
cuentan con los recursos que requieren para formarse en las diversas
modalidades que requiere el desarrollo del país. Se han requerido 50 años para cristalizar esta iniciativa. "Tener razón antes de tiempo es no tener razón", dice un educador colombiano, pero todos los países tienen al frente un modelo que pueden seguir y no tienen que esperar las mismas cinco décadas para hacerlo. APICE ofrece todo su concurso para difundir la idea y asesorar a todos los países con el fin de generar sistemas nacionales de CE que permitan en un futuro no lejano superar el problema que enfrentamos entre todos en aras de construir nuestro desarrollo.

7. OTRAS ACCIONES.
Repasando actas, discursos, y otros documentos, y sin agotar el tema, encuentro una gran variedad de propuestas que se han sugerido a APICE y que considero
oportuno reunir hay para complementar este capítulo de proyecciones. Son las
siguientes:
• Investigación y sistematización: "Sólo organizando la experiencia es
posible transformarla en poder" afirma el Dr. Betancur. Es necesario que
APICE lidere la sistematización de experiencias institucionales y realice
estudios comparativos que permitan aprovechar los resultados, sean
positivos o negativos de la acción de las Instituciones y Programas de CE.
• Organización de asociaciones de beneficiarios de CE: Si en ALC se
han beneficiado cerca de tres millones de profesionales que hoy ocupan
posiciones relevantes, el potencial de una red sería incalculable. Ello
implica contar con redes nacionales bien estructuradas.
• Creación de redes de Movilidad Académica: Para facilitarla formación e
intercambio de profesionales y estudiantes entre nuestros países. Aquí
vuelve a tomar sentido la Cámara Latinoamericana de Compensación
Educativa (CLACE).
• Fomento a la creación de bolsas de empleo: Para profesionales
formados mediante el CE, para que puedan pagar su CE, para disminuir el
riesgo de fuga de cerebros y para que se mantengan vinculados a
nuestros países. Serían necesarios los estudios regionales sobre
necesidades de recursos humanos para propiciar el desplazamiento de
profesionales donde más se necesitan: ¿Sobran en Colombia? ¿ Faltan
en Bolivia? ¿Sobran en Brasil? ¿Faltan en Chile?, Todo ello dentro de la
perspectiva de la Integración Latinoamericana.
• Conformación de la Asociación Mundial de Instituciones y
Programas de CE (AMICE): APICE es la única Asociación de CE
existente en el mundo. Sin embargo, y como se ha dicho, existen
entidades y Programas de CE en más de 60 países del mundo ubicados
en todos los Continentes. Sería posible identificarlos, contactarlos e
invitarlos a establecer alianzas estratégicas que redunden en beneficio de
la comunidad mundial. APICE puede, gradualmente, consolidar esta idea.
CONCLUSIÓN.
Permítanme concluir citando una parábola de Gonzalo Gallo González, escritor
colombiano:
"En cierta ocasión un joven decidió engañar a un Maestro, con el fin de comprobar que no era tan sabio como la gente decía. El muchacho escondió un pájaro entre sus manos y, sin que nadie supiera qué tenía en ellas, le preguntó al Maestro: "Dime, Maestro, qué tengo aquí: vida o muerte?". La trampa del muchacho consistía en que si el Maestro decía "vida", el joven oprimiría fuertemente y mostraría un ave muerta. Y si el Maestro decía: "muerte", el chico mostraría vida, dejando al ave en libertad. El joven y sus discípulos estaban ansiosos y expectantes ante lo que el Maestro pudiese responder.
cabo de unos momentos el Maestro contestó: "La vida o la muerte están en tus
manos". Así es. Estando en las puertas del primer siglo, y del tercer milenio, podemos afirmar que el futuro del Crédito Educativo, y con él el de tantos
latinoamericanos capaces, está en nuestras manos. Tenemos una tarea al
frente y una responsabilidad que no podemos eludir. Nos espera un milenio de
historia.

La contribución del crédito educativo a la formación de recursos humanos en Latinoamérica


Jorge Téllez Fuentes, Director Ejecutivo, Asociación Panamericana de Instituciones de Crédito Educativo
Dividiré mi exposición en dos partes. La primera será una rápida presentación sobre qué es la Asociación Panamericana de Instituciones de Crédito Educativo (APICE). La segunda versará sobre la contribución del Crédito Educativo a la formación de Recursos Humanos. Nuestra organización es una entidad de carácter internacional privado, sin ánimo de lucro, que en este momento cuenta con 70 afiliados del sector público, del sector privado y de carácter mixto. Estamos ubicados en 19 países de América. Nuestro objetivo fundamental es la promoción y el mejoramiento de los sistemas, programas y mecanismos de financiación de la educación, haciendo especial énfasis en lo que es el crédito educativo y en otro tipo de ayudas financieras para los estudiantes de las Repúblicas de América. Nuestra misión dice: “Asociar a las instituciones y programas de crédito educativo”, vale decir que aquí en Bolivia tenemos tres socios: FUNDA-PRO, el Centro Impulsor del Desarrollo Profesional (CIDEP), que está en Santa Cruz y la Universidad Mayor de San Andrés. Apoyar a los estudiantes, y contribuir al desarrollo integral de las comunidades de la región Panamericana” lo cual, puede lograrse a través de la financiación de la educación superior. Estamos facilitando el acceso de los jóvenes a este nivel terciario de la educación, y de esta manera contribuimos con el desarrollo de cada uno de los países. Para ello “impulsamos la integración y aprovechamos las experiencias y potencialidades de los programas existentes”, que son los siguientes: Un programa de información. Tenemos nuestro Centro de Información de APICE, que denominamos CIAP, y producimos diferentes tipos de publicaciones. Otro programa es el de Promoción y Expansión donde buscamos hacer conocer ampliamente la labor de APICE, establecer contactos con Organismos multilaterales como la OEA, el BID, el Banco Mundial y la UNESCO e incrementar el número de afiliados. Un tercero es el de Asesoría y Capacitación gracias al cual contamos con varios miles de personas
orientadas y capacitadas. En la actualidad desarrollamos Programas de Asesoría en diferentes países de América. En este momento estamos trabajando directamente con Nicaragua y con Brasil y, de esta manera, estamos expandiendo el sistema de crédito educativo, además de haciendo investigación y estudios técnicos. Igualmente tenemos un Programa de Financiación donde buscamos recursos financieros, un Programa de Gestión Administrativa y Financiera cuyo fin es tecnificar la gestión y racionalización de recursos; y un Programa de Proyectos Especiales cuyo fin es la internacionalización.

¿Cuál es el impacto que hemos detectado en América Latina y el Caribe? Hasta hoy se han beneficiado más de tres millones de estudiantes, que hoy día son profesionales, pero que nunca lo hubieran sido sin el apoyo del crédito educativo. Se han destinado más de 4.000 millones de dólares a financiar programas de crédito educativo. Se cuenta con numerosos estudios y foros sobre el tema, como los del Instituto de Planificación Educativa de la UNESCO, los del Banco Mundial, los del Banco Interamericano de Desarrollo, los de la CEPAL, los del PNUD, los de la OEA. Nosotros mismos hemos realizado varias investigaciones y estudios técnicos. El apoyo del Banco Mundial, por ejemplo, ha sido apreciable en Venezuela, en Kenia, en Namibia, en Hungría, en China, en México, en Malasia, en Bulgaria, en Polonia, en Etiopía, en Brasil, en la India y ahora se tramita un crédito con Colombia. Esto demuestra que la idea del crédito educativo que hace cincuenta años era exótica, ya es común y ha mostrado su utilidad. El mismo Banco Mundial es uno de los organismos que se encarga de expandirla. APICE tiene relaciones permanentes con los organismos internacionales y multilaterales. Nuestra proyección internacional y nuestro apoyo al desarrollo de todos los que están asociados a APICE se traduce en una gran variedad de Acuerdos con diferentes tipos de instituciones sobre administración de becas, asesoramiento, uso de bases de datos y demás. Resalto los Acuerdos con la OEA, la UNESCO y el Ministerio de Educación Superior de Cuba, y varias entidades de Canadá y España. Concluyo esta primera parte diciendo que APICE es una idea latinoamericana al servicio del mundo. El tema del crédito educativo nació en América Latina: Recordemos que la primera institución de crédito educativo en el mundo, el ICETEX, nació en Colombia. Por eso creemos que es una idea que se ha puesto al servicio de América, en primer término, y luego al servicio del mundo, lo cual se demuestra al saber que hay más de 60 países, en Europa, en Asia, en África, en Australia y en todos los continentes que trabajan el tema del crédito educativo. Nuestras dos sedes están ubicadas en Bogotá, porque los organismos que se asociaron y formaron esta institución en 1969 decidieron que debía residir en Colombia, por ser el lugar donde nació y el primer país que promovió el crédito educativo. Como APICE es un organismo internacional tiene un convenio con el Gobierno Colombiano en virtud del cual le presta todo su apoyo. Entremos ahora en la temática de esta reunión: ¿Cuál es la contribución del crédito educativo a la formación de los recursos humanos para el desarrollo? Yo trabajo en crédito educativo desde 1986, o sea hace casi 17 años, y lo que voy a expresar aquí es fruto de esa experiencia. El problema fundamental reside en lo siguiente: hoy todos estamos de acuerdo en que la educación contribuye al desarrollo. Esta idea no era común hace 50 años, pero hoy sí lo es. Entonces, todos afirmamos que urge invertir en educación. Sin embargo, cuando los Gobiernos empiezan a analizar las prioridades de sus países, consideran que la educación básica es prioritaria. ¿Y la educación superior? Generalmente se encuentra que la educación superior es costosa, que la cobertura es insuficiente (decimos siempre que los países no alcanzan a cubrir todas las demandas de educación superior), que la calidad es deficiente, que el acceso es inequitativo, que los gobiernos no tienen los recursos suficientes (los cuales provienen siempre de los impuestos que pagan los ciudadanos) y que los recursos que hay disponibles, además de ser insuficientes, están mal utilizados. Entonces nos hacemos la gran pregunta: ¿Cuál es la estrategia alternativa para financiar la educación superior? Veamos algunos datos: La CEPAL hizo un análisis sobre cómo había sido el decenio 1990-2000 y se encontró con que el promedio, para América Latina, de cobertura en educación superior fue sólo del 14%. En 1995 América Latina tenía alrededor de 42 millones de jóvenes entre 20 y 24 años. Serán cerca de 50 millones en el 2010. En 1995, de esos 42 millones de jóvenes, apenas 6 millones recibieron educación superior y se espera que esta cifra se incremente a 11 millones en el año 2010. Todo esto significa un gran crecimiento y un gran problema. A pesar de los esfuerzos que se están haciendo, en el año 2010 sólo el 22% de los jóvenes ingresará a las instituciones de educación superior, en tanto que quedará por fuera el 78%. Entonces, es imprescindible encontrar una solución. Nosotros creemos que el crédito educativo es una solución. Aquí quiero recordar algunos antecedentes. El fundador de esta idea fue Gabriel Betancur Mejía. En 1944 él era un joven colombiano que no tenía recursos para estudiar y quería hacer un postgrado en Estados Unidos. Como no tenía recursos contactó una compañía Colombiana y le pidió un crédito de 1.000 dólares. La compañía en un principio se lo negó, porque los directivos se preguntaban “cómo le puedo prestar a un estudiante? quién me va a respaldar?”. La respuesta de Gabriel Betancur fue: “yo, como estudiante, no puedo pagar, pero le pagaré cuando sea profesional”. Ese argumento convenció y él viajó a los Estados Unidos con ese préstamo, y cuando estaba estudiando hizo una tesis para crear una institución que le prestara dinero a los jóvenes que querían estudiar como él. Regresó a Colombia y logró promover la creación del Instituto Colombiano de Estudios Técnicos en el Exterior, denominado ICETEX. Este es el ejemplo de un joven emprendedor. Gabriel Betancur, quien lamentablemente falleció hace un año, fue un hombre con espíritu de empresario y durante toda su vida estuvo dedicado a promover los sistemas de financiación de la educación: Creó el ICETEX en el año 50 y en el año 1969 ya había varias instituciones similares que decidieron asociarse y crear APICE. Veamos algunas características del crédito educativo. El crédito educativo es ante todo un mecanismo económico y social de carácter rotatorio. Se entrega un dinero en calidad de préstamo, el estudiante financia sus estudios, el estudiante se hace profesional, trabaja, recupera ese dinero y lo paga, y con ese dinero que paga permite que otro estudie. Éste es el sistema. Así se posibilita el uso indefinido del dinero en educación. Es diferente a la beca. Cuando se entrega un dinero en una beca, la beca se utiliza y no hay retorno financiero, esa es la gran diferencia. Y aquí surge el primer principio del crédito educativo: educar es una inversión rentable, financiera y socialmente. En otras épocas se creía que la rentabilidad venía solo con los recursos materiales. “Quien tiene petróleo, quien tiene minerales, quien tiene agricultura, sí puede producir rentabilidad”, se decía. No se pensaba que el capital humano también produce una alta rentabilidad. Hoy en día es comúnmente aceptado que el capital humano es más rentable e importante que todos los otros recursos.
El crédito educativo es crédito en dos sentidos.
Primero porque se presta dinero al estudiante. Segundo, porque se le da crédito a la persona. Se cree en ella. El crédito también es educativo en un doble sentido. Se presta el dinero al estudiante para educarse. Y este solo hecho educa, enseña a ser responsable, a ser solidario, a ser instrumento de un cambio social y a no explotar a los demás. Educa a los más capaces, educa a los de menores recursos y educa para fomentar el intercambio con el exterior y para beneficiarse de las diversas culturas.
¿Cuáles son los objetivos, en general, del crédito educativo?
Primero democratizar el acceso a la educación superior. Cuando el doctor Betancur Mejía habló con el Presidente en Colombia para proponerle la creación de este instituto de crédito educativo, él preguntó: “Dígame cuál es el argumento contundente para que me convenza de que creemos este Instituto”. Y él le respondió: “Señor Presidente, ¿usted es demócrata?”. “Yo creo que soy demócrata”, dijo entonces el Presidente. “Entonces, si usted es demócrata, - dijo el Dr. Betancur, debe entender que es necesario hacer que la educación sea accesible a todos y que no solamente sea accesible para los ricos como usted y como sus hijos. Entonces, demuestre que usted es demócrata”. El Presidente aceptó inmediatamente y firmó. En ese momento se dio inicio a un movimiento mundial cuyos efectos nadie podría prever. Otro de los objetivos del crédito educativo es proveer una fuente de recursos retornable, y crear conciencia de la responsabilidad y la solidaridad entre estudiantes. Un tercer objetivo es dinamizar el gasto público porque los Gobiernos logran movilizar recursos del sector privado y amplían cobertura. En cuanto a las características, existe crédito educativo de corto, mediano y largo plazo. Hay universidades que tienen programas de crédito de corto plazo. También los tienen algunas tarjetas de crédito. Hay programas que son parcialmente beca y parcialmente crédito educativo. Hoy se atiende, dependiendo de los países, entre el 1 y el 25% del total de la demanda potencial. Se cubren total o parcialmente los costos de diferentes rubros: Matrículas o colegiaturas, alojamiento, alimentación, salud, tesis, transporte, vestuario, recreación y descanso, pregrado y postgrado en el país o en el exterior. ¿Qué tipos de estructura organizacional existen? Se conocen departamentos dentro de universidades, agencias especializadas, bancos comerciales, agencias gubernamentales, alianzas entre una universidad y una agencia especializada o un organismo publico, etc.

¿Dónde se obtienen los recursos para las instituciones de crédito educativo? Hay recursos del gobierno, del sector privado, recursos internacionales y recursos propios. Veamos los aportes gubernamentales. Un caso interesante es el de Costa Rica, donde CONAPE, la institución nacional de crédito educativo, recibe el 5% de las utilidades anuales de todos los bancos, por Ley de la República. Hay países como Ecuador, que han destinado parte de las regalías de las loterías para crédito educativo. Es también el caso de Brasil. En Guatemala existió la norma de que cada extranjero que trabajó en Guatemala debe respaldar el crédito educativo para beneficiar a naturales del país. En el caso de Panamá, cada funcionario del país paga un impuesto específico (el seguro educativo) mensualmente para aportar al crédito educativo. En cuanto al aporte privado, hay donaciones, filantropía común y corriente, administración de fondos, empresas que crean fondos de crédito educativo, venta de títulos para pagar por adelantado la educación de los hijos, crédito del sector financiero, fondos de cesantías, Cajas de compensación, pólizas de seguro, fondos universitarios, en fin, hay muchos medios que permiten financiar la educación. Existen también recursos de la cooperación internacional; por ejemplo, la AID inició el fondo de crédito educativo para Costa Rica. El BID apoyó un fondo en la República Dominicana. El Banco Mundial ha asignado varios fondos en diversos países como ya lo mencioné. En este momento Colombia está negociando un crédito con el Banco Mundial por 250 millones de dólares para crédito educativo. También se ha pensado que se puede negociar que la deuda externa sea condonada a cambio de que ese dinero sea destinado a crédito educativo. Hay instituciones que invierten sus fondos patrimoniales para que renten y la rentabilidad es la que se utiliza en el crédito educativo. Algunos de los modelos institucionales privados de crédito educativo son: En Colombia COLFUTURO y la Fundación Educativa Centralseguros; EDUCREDITO en Venezuela; FUNDAPEC en República Dominicana; FUNDAPLUB en Brasil y FUNDA-PRO en Bolivia; La Fundación Dávalos en Ecuador y la Sociedad de Fomento a la Educación Superior, SOFES, en México. Cada uno de estos modelos ameritaría por sí solo una conferencia. ¿Cuáles con los riesgos, los problemas, las amenazas y los aspectos críticos que enfrentan las instituciones de crédito educativo? Uno fundamental: el equilibrio entre lo financiero y lo social. No se puede olvidar que el crédito educativo tiene una finalidad social, pero a la vez un fuerte elemento financiero, porque debe ser sostenible. Si yo administro el dinero únicamente con carácter social puedo prestarlo a tasas bajas y perderlo, porque a la larga se va descapitalizando; pero si yo presto a tasas muy altas, olvido el carácter social de este proceso y hago imposible el crédito. Este es un gran riesgo. Cito a continuación aportes de expertos. Jamil Salmi del Banco Mundial, uno de los investigadores más adelantados en este tema, nos señala los siguientes riesgos: a. El alto subsidio en las tasas de interés. Si las tasas de interés son demasiado subsidiadas obviamente se descapitaliza la institución. b. Las altas tasas de incumplimiento de pagos. Por norma general la institución que cobra recibe, quien no cobra no recibe. Si hay una alta tasa de incumplimiento los dineros no se van a recuperar y por lo tanto se descapitaliza la entidad y se rompe la cadena del crédito educativo. c. Los altos costos administrativos. En esto hay que ser claros. Hay muchas instituciones que para prestar tienen más empleados de los que se necesitan. Entonces es mejor que regalen el dinero porque con estas instituciones resulta más costoso prestar el dinero que dar becas.
Según el experto Costarricense en crédito educativo Mario Zaldívar, hay cinco amenazas del crédito educativo: financieras, administrativas, técnicas, del entorno y políticas. • Son amenazas financieras: la devaluación acelerada, las garantías inaccesibles, las restricciones presupuestarias. • Son amenazas administrativas: los recursos humanos sin capacitación, el nombrar gente que no sabe de qué trata el crédito educativo, la ausencia de promoción y divulgación. • Son amenazas técnicas: tener una plataforma de procesamiento de datos que sea insuficiente. • Son amenazas del entorno: el desempleo porque si la persona termina de estudiar y no se emplea, allí hay un riesgo para el crédito educativo. También están los altos costos universitarios, porque a medida que las universidades incrementan sus costos hacen más difícil el proceso de crédito y repago. El bajo nivel académico: si la universidad o la institución de educación superior no ofrecen una carrera de buen nivel, el estudiante va a salir mal preparado, no va a ser contratado y no va a poder pagar. • Y, finalmente, son amenazas políticas el clientelismo, el nepotismo y las influencias políticas malsanas que hacen que el crédito educativo se organice mal. Frente a los riesgos, también hay factores de éxito que quiero plantear brevemente. Los factores de éxito que deben tener en cuenta las instituciones son: • Saber enfrentar los cambios. La institución está en un entorno que cambia y debe tener capacidad para enfrentar las consecuencias del cambio. • Realizar una gestión administrativa transparente y eficiente que cuente con un buen sistema de información y promoción. • Ser eficientes en la cobranza, “talón de Aquiles” del crédito educativo porque si no se cobra no se recupera y no se podrá prestar. • Lograr una gestión financiera adecuada. • Mantener el equilibrio financiero y social. • Tener iniciativas para concretar alianzas.
En aras del tiempo permítanme enunciar brevemente algunas recomendaciones que buscan hacer eficientes a las instituciones de crédito educativo: Recomendaciones en el campo financiero: • Definir con cuidado las tasas de interés y las políticas de subsidio. • Flexibilizar los periodos de amortización. • Establecer cuotas de amortización acordes con los ingresos del graduado (hemos calculado que hasta el 15% de los ingresos estimados futuros). • Conocer, estudiar y divulgar esquemas o alianzas estratégicas de financiación efectiva, como las ya mencionadas. Recomendaciones en el campo administrativo: • Diseñar un buen sistema de promoción y mercadeo. • Mejorar la aplicación de criterios de selección de los beneficiarios. • Apoyarse en un buen sistema de información. • Mantener la supervisión académica, establecer sistemas de valoración y evaluación académica de los prestatarios. • Seleccionar con cuidado el personal de la institución. • Rendir cuentas a la sociedad sobre el desempeño de la institución. Recomendaciones en el fundamental campo de la cobranza: • Aplicar medidas administrativas, técnicas y legales para hacer eficiente el cobro. • Generar conciencia pública sobre el carácter social del crédito educativo. • Aplicar la ley penal cuando haga falta. • Cargar con intereses al moroso. • Embargar a los avalistas o garantes. • Hacer público el nombre de los evasores. • Contratar agencias especializadas en cobrar. • Simplificar los trámites y facilitar el pago. • Exigir pólizas de seguro.
• Organizar bolsas de empleo para que la persona que financiada con crédito educativo encuentre empleo y pueda pagar. Recomendaciones en el campo político: • Cuidar la autonomía institucional. • Aplicar siempre criterios éticos en el campo técnico. • Modernizar la tecnología. • Ofrecer agilidad, precisión y oportunidad. Recomendaciones en el campo jurídico: • Mantener una naturaleza legal que sea acorde con los objetivos de los fundadores y los nuevos retos históricos. • Darle la continuidad al programa. • Darle autonomía y capacidad de concretar alianzas. • Promover la expedición de un marco legal que potencie la gestión de la institución de créditos y la búsqueda ágil de recursos. Finalmente propongo cinco acciones adicionales: • Investigar y sistematizar la experiencia (“sólo organizando la experiencia es posible transformarla en poder”, decía nuestro fundador). • Organizar asociaciones de beneficiarios del crédito educativo, gran potencial institucional. • Crear redes de movilización académica. • Fomentar la creación de bolsas nacionales e internacionales de empleo, y • Conformar alianzas nacionales e internacionales entre instituciones de crédito educativo para ampliar cobertura. Concluyo diciendo que si queremos hacer un uso eficiente del crédito educativo para contribuir con mayor fuerza a la formación de recursos humanos es urgente adoptar una estrategia integral que flexibilice las instituciones, combine diversas fuentes de recursos, mecanismos de captación, formas de pago y que ofrezca indicadores de gestión eficiente; es urgente generar sinergias para reducir costos mediante la creación de redes de intercambio educativo que involucren centros y programas de excelencia; y es urgente promover la cooperación nacional e internacional mediante alianzas estratégicas: La unión es nuestra única solución! Con gusto, los interesados en obtener mayor información sobre el tema pueden contactarme en: jtellez@apice.org.co y en http://www.apice.org.co/

Recursos Humanos para el Desarrollo y Gerencia de Crédito Educativo


DR. GABRIEL BETANCUR MEJÍA
XII Curso Internacional de Crédito Educativo “Recursos Humanos para el Desarrollo y Gerencia de Programas de Crédito Educativo”.
FUNDAPLUB es una entidad pionera en Crédito Educativo y ha contribuido vitalmente con sus experiencias, no solamente al desarrollo del Crédito Educativo, sino también en algunas oportunidades para salvar nuestras instituciones, como fue hace algunos años cuando teníamos una ola inflacionista en la América Latina. También resaltó lo que ha significado su Presidente, el Dr. Daniel Juckowsky, quien gracias a la continuidad que ha tenido durante más de 25 años se ha convertido en uno de los líderes del Crédito Educativo en América Latina. Para varios de nosotros que vimos nacer a APICE hace 30 años, es muy satisfactorio celebrar sus tres décadas y exaltar su excelente labor con la dirección del Dr. Jorge Téllez Fuentes y con la Presidencia del Dr. Mynor Cordón y Cordón, quien tanto ha aportado por ser un alto ejecutivo universitario en Guatemala. Lógicamente, APICE también tiene algo de gran importancia como es su capacidad de convocatoria. La vimos cuando junto con otra entidad de Educación Superior en Colombia reunió a más de 150 líderes de los sectores público, Cuadro de texto: EL CRÉDITO EDUCATIVO Y SU CONTRIBUCIÓN A LA FORMACIÓN DE LOS RECURSOS HUMANOS EN LAS AMÉRICAS
Colombiano, Doctor en Ciencias Económicas y Jurídicas de la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá, (1942); Máster en Economía, (1914); Máster en Administración Pública, (1945), de la Universidad de Syracese, USA: Especialista en Asuntos Internacionales, Finanzas y Diplomacia, Universidad John Hopkins, Washington D.C. (1946). Ha ocupado entre otros los siguientes cargos: Promotor, Fundador y primer Director General del Instituto Colombiano de Crédito Educativo y Estudios Técnicos en el Exterior “Mariano Ospina Pérez”, ICETEX, (1952-1955); Ministro de Educación, (1955-1966); Director General de la Asociación Colombiana de Universidades, y el Fondo Universitario Nacional hoy ICFES; Subdirector General de la UNESCO para el sector de la Educación con sede en París; Embajador de Colombia ante la UNESCO; Presidente de la Confederación Mundial de Educación en Ginebra; Miembro del Consejo Educativo de la UNESCO (seis años) y Vicepresidente del mismo; Miembro del a Junta Directiva del ICETEX; Consultor para América Latina de la Fundación Holandesa Bernard Van Leer; Presidente Honorario de APICE desde su fundación.
INTRODUCCION
El tema que ha sido escogido “Recursos Humanos para el desarrollo y Gerencia de Programas de Crédito Educativo”, es de gran importancia y debemos mirarlo desde dos puntos de vista: El primero tiene que ver con el significado del objetivo fundamental que tuvo el Crédito Educativo desde su inicio, el cual fue fomentar precisamente el desarrollo de los Recursos Humanos, primero en el exterior y luego dentro de nuestros países, con el fin de acelerar nuestro progreso internacional. En segundo lugar, Lo anterior debe hacernos reflexionar sobre nuestras instituciones, porque si nosotros consideramos que los Recursos Humanos son indispensables para el progreso de nuestros países, tenemos que destacar la responsabilidad que tienen los dirigentes de dichas instituciones, para aplicarles ese principio. Lo más importante de nuestras instituciones son los Recursos Humanos y si aspiramos a educar, en la mejor forma posible, los Recursos Humanos para el desarrollo de cada país, mal podríamos lograrlo si en primer lugar no aplicamos ese principio. De manera que éste es el marco en el cual nosotros tenemos que reflexionar. Los dirigentes del Curso me han solicitado que en vista de los 50 años de experiencias nacionales, especialmente la primera que tuvimos en Colombia con el Instituto Colombiano de Crédito Educativo y Estudios Técnicos en el Exterior, IECTEX y los 30 años de APICE con experiencias internacionales, yo haga algunas reflexiones sobre el tema. El tema es demasiado amplio y no aspiro a entrar en detalles, porque el altísimo nivel de esta audiencia me da la oportunidad de tratarlo en grandes perfiles. OBJETIVOS, VALORES Y PRINCIPIOS
Nos hemos preguntado siempre cuáles son los elementos fundamentales de una buena Gerencia de Crédito Educativo. Aquí es muy importante que podamos regresar a lo que hacemos sistemáticamente y a lo que nosotros llamamos los objetivos, los valores y los principios. Todos nosotros, los directivos de APICE y los directivos de las instituciones, queremos que siempre se reflexione sobre este punto, porque es la gran brújula que nos va señalando el camino.
OBJETIVOS
¿Cuál es nuestro objetivo?. Nuestro objetivo en primer lugar es ayudarle a nuestros países, en todo momento, a preparar sus Recursos Humanos en las mejores instituciones del exterior y del interior. Y en segundo lugar, tener un concepto de integridad, o sea que para que un país marche se necesita la sinergia de todos los sectores del conocimiento. Entonces es fundamental darle la posibilidad y facilitarle a quienes vienen de las clases populares el acceso a la educación superior en todos los niveles: el pregrado, el postgrado y la especialización. ¿Y por qué?, porque la gran riqueza de todos los países es el talento de su juventud, y lógicamente en un Continente como América Latina, en el que la mayoría son pobres, ese talento está en las clases populares. Es lógico entonces, que nosotros le brindemos al sector económico menos favorecido la posibilidad de llegar a la Universidad para prepararse. Así ellos ayudarán a ese cambio social que necesitamos, dentro de un concepto de democracia, donde haya una evolución orgánica y no traumática para lograr un alto nivel del vida para todos.
VALORES
Para lograr nuestro objetivo es necesario aplicar unos valores que vienen de haber logrado un cambio de mentalidad entre una cultura de gratuidad, en la cual la gente recibe un beneficio pero no se lo retorna a la sociedad, y el Crédito Educativo, que precisamente tiene unos elementos muy importantes: El primero es la dignificación del ser humano, porque el estudiante llega y sin recomendación de ninguna clase, sino por sus méritos, se le reconoce que es apto para lograr y beneficiarse del Crédito Educativo, y el segundo es la falta de recursos económicos, porque lógicamente quien tiene los recursos no necesita el Crédito Educativo y si teniéndolos accede al Crédito Educativo, está cometiendo un delito cultural, porque le quita la oportunidad a uno que no tiene. Nuestras instituciones tienen que velar porque se cumplan estos dos valores: el mérito personal y la incapacidad económica.
PRINCIPIOS
Hay un principio que ha sido de gran importancia: la participación de todas las provincias. Si ustedes ven nuestras instituciones han combatido desde el principio tres cánceres que tienen en jaque a América Latina: la politiquería, el clientelismo y el nepotismo más el centralismo. Nosotros combatimos esos flagelos a través de la dignificación del estudiante, de reconocerle sus méritos personales y de darle la oportunidad de que se prepare para servir al país y a la región.
EL EXITO DE LAS INSTITUCIONES DE CREDITO EDUCATIVO
¿Cuáles son las instituciones de Crédito Educativo que realmente se desarrollan y tienen éxito?. Hay diferentes estructuras que permiten a las instituciones ser exitosas. La primera es la estructura jurídica, o sea, que las normas que rigen nuestras instituciones sean lo suficientemente claras y sencillas para que la institución pueda navegar en el futuro sin contratiempo alguno. Hemos visto que realmente las formas que se han adoptando han sido muy inteligentes, porque se han podido adaptar a los tres grandes sectores: el público, el privado y el solidario. Quiero recalcar la importancia de que las instituciones tengan un patrimonio propio, autonomía y flexibilidad para moverse en el campo educativo y en el financiero, y que cualquiera que sea la forma que tomen, tengan en cuenta que van a servirle tanto al sector público como al privado. Por ello, en la mayoría de nuestras instituciones están representados los gobiernos, las universidades públicas, las universidades privadas y los sectores gremiales, que son los usuarios de nuestras instituciones. En algunos casos, como en el del ICETEX, en el cual una parte importante de su capital viene de Fondos distintos al del Gobierno, hay un representante de las entidades que han creado los fondos, permitiendo así, el equilibrio de las Juntas Directivas. La segunda es la estructura administrativa, la cual debe ser muy simple y muy clara para que puedan fluir las responsabilidades con flexibilidad, de tal manera que nuestras instituciones no presten solamente el servicio del Crédito Educativo, sino también presten otra serie de servicios complementarios, los cuales hemos visto que han ido llegando a nuestras entidades. Por ejemplo, las becas que los Gobiernos tienen para niveles primarios o secundarios las entregan a las instituciones de Crédito Educativo para su administración, bajo los principios que las rigen. Hay otra serie de entidades privadas que están interesadas en ofrecer parte de financiamiento, entonces también van a nuestras instituciones para que sean ellas quienes manejen esos programas. De igual manera, los gobiernos y las entidades internacionales otorgan becas. Como hemos visto y como ha pasado en muchos países, antes las becas internacionales llegaban solamente a algunos Ministerios y allí quedaban para uso de los parientes o amigos de los funcionarios, pero en la provincia no se sabía nada de esas oportunidades. Hoy gracias a nuestras instituciones todos los
posibles candidatos pueden acceder a las becas que otorgan dichos Organismos Internacionales y Gobiernos. Tanto las instituciones como los Gobiernos se sienten muy complacidos porque no reciben cualquier candidato, sino candidatos que reúnen todos los requisitos que las entidades solicitan para adjudicar una beca. Las instituciones se sienten satisfechas cuando adjudican una beca y los beneficiarios que reúnen los requisitos aprovechan dicha ayuda hasta el máximo, para luego regresar a ser representantes culturales de esos gobiernos que les han permitido estudiar en sus países. La tercera es la estructura financiera, la cual es muy importante porque cuando a la institución llegan solamente fondos del gobierno u oficiales y estos se encuentran encasillados, la entidad no tiene flexibilidad y pierde todas las oportunidades que han creado varias de nuestras instituciones, precisamente para aumentar sus recursos. Por ejemplo hay que ver , lo que han significado los Fondos en Administración para el ICETEX. El Instituto, ha manejado más de 400 Fondos, un volumen muy grande que ha permitido educar a cientos de miles de estudiantes. Otro aspecto que ha sido de gran importancia es el poder ir, después de que han pasado varios años y ya se vio que la cartera de las instituciones de Crédito Educativo era sólida, al mercado financiero a colocar sus propios papeles y así aumentar el volumen de recursos para servirle a nuestros estudiantes. Pensemos solamente en el dato que nos daba el Dr. Washington Monge: en Estados Unidos en 1998 prestaron en Crédito Educativo setenta mil millones de dólares, lo cual demuestra la responsabilidad de nuestras instituciones por los recursos que administramos, que no solamente son Recursos Humanos sino también recursos financieros, y que en la medida en que los manejemos adecuadamente, vamos a generar más recursos. No hay factor que más esterilice el Crédito Educativo en un país, como el fracaso de las instituciones desde el punto de vista financiero. Resalto algunos puntos fundamentales de las experiencias que hemos recogido, porque el Crédito Educativo vive porque los estudiantes pagan y para que eso se vuelva realidad hay tres momentos circunstanciales: El primer momento es la selección y por eso es definitivo hacerla bien y acabar con el clientelismo. Las instituciones que han hecho adjudicaciones a base de clientelismo son las que fracasan al recolectar la cartera, porque los estudiantes no sienten que les han dado el préstamo por sus méritos, sino por la palanca del diputado, del senador o del amigo. Eso es lo peor. El cáncer del Crédito Educativo es el clientelismo.
La selección es fundamental. Cuando se selecciona bien se podría decir que el 90% de la cartera está asegurada, además debe estar acorde con las prioridades, porque creo que en la mayoría de nuestras instituciones el problema existente es que hay más solicitudes que recursos, y esto exige automáticamente las prioridades. Estas en algunos de los casos se generan con los Programas y Planes de desarrollo del Estado, del Gobierno y de las universidades. El segundo punto es el cumplimiento tanto de la entidad prestataria como de los beneficiarios. Aquí es esencial la renovación, porque no nos interesa apoyar el ingreso de estudiantes a primer año y dejarlos allí, sino llevar el aporte hasta que termine toda su carrera. Nuestras instituciones tienen que prever cómo van a financiar esos estudiantes a hasta que terminen su carrera. Finalmente viene la cobranza. Entidades que no tengan bien organizada la cobranza, que no estén preocupadas diariamente de que el beneficiario pague y que no tengan para ello maquinaria eficiente, también fracasan. Es decir, son tres puntos esenciales: selección, cumplimiento y cobranza. Hay entidades cuya cartera es morosa porque han prestado y no ha cobrado. Debemos vigilarlas, porque ellas desacreditan el sistema del Crédito Educativo. Nuestros enemigos no salen a hablar de las entidades que han tenido éxito, sino van a señalar a las que han prestado miles de dólares y no ha recolectado sino el 10%. Este aspecto nos perjudica frente al Banco Mundial, al BID y las entidades financieras internacionales. Permítanme hacer énfasis en la selección nuestra, fijándonos en la selección de los que van a ser beneficiarios, de los que precisamente van a seleccionar a nuestros beneficiarios y de quienes van a manejar los recursos de la institución. Por eso es vital tener una organización de personal, donde se definan muy claramente las responsabilidades y los perfiles que debe llenar cada funcionario, para luego reclutarlos donde estén. ¡Ay! de las instituciones que tengan que emplear la basura que mandan las clases politiqueras de nuestros países, porque ellos son los que acaban con las entidades. Cuando hacen el mal, se van y no vuelven a aparecer, pero nosotros nos quedamos con el pecado correspondiente. Otro de los puntos esenciales es asegurar la calidad técnica y moral de nuestros funcionarios, además de su mística. ¡Ellos podrán llegar para permanecer y ser socios de un gran programa de transformación social! Para quienes hemos tenido el privilegio de permanecer varios años en nuestras instituciones, es de gran satisfacción ver al estudiante de provincia que llegó humildemente a solicitar el préstamo, hizo la carrera y empezó su ascenso como profesional, hasta ingresar a los más altos puestos públicos y privados. El activo más grande que tienen nuestras instituciones no es el que aparece en los balances, son esos beneficiarios que hoy están ocupando posiciones de dirigencia y que tanto nos pueden ayudar a nosotros en el desarrollo de nuestras actividades.
CONTRIBUCIONES DEL CREDITO EDUCATIVO
Para terminar quisiera muy brevemente hablar sobre las contribuciones del Crédito educativo, ya que son ustedes quienes lo han hecho realidad. 1. El cambio de una cultura de gratuidad por una cultura de solidaridad social. Recuerdo que hace 50 años cuando empezamos el ICETEX, nadie creía que los estudiantes pagaran. Hoy es muy placentero para quienes estamos en el tema del Crédito Educativo, ver cómo se ha cambiado toda una mentalidad, y esto es de una importancia enorme. 2. Las estadísticas universitarias nos están demostrando que los estudiantes de Crédito Educativo reciben las más altas calificaciones y son los que están en la universidad el número de años necesarios para terminar, y no por el contrario son los estudiantes permanentes que se quedan haciendo la revolución en las universidades, a costa de las sociedades y sus privilegios. 3. La responsabilidad social del estudiante. Este es uno de nuestros puntos esenciales, porque para el Crédito Educativo lo importante es el adjetivo educativo, y allí nosotros tenemos que estar pendientes de los valores. En pocas palabras, a nuestros beneficiarios los educan las universidades, pero nosotros tenemos que estar recordándoles permanentemente que esa oportunidad es para que cuando finalicen sus estudios, los conocimientos adquiridos los pongan al servicio de la sociedad y no los usen para explotarla. 4. Se llegó a lo más alto en legislación, es decir se han logrado normas constitucionales de Crédito Educativo en varios de nuestros países: Bolivia, Colombia y Ecuador, y normas legales en países como: Brasil, Colombia y Venezuela. 5. El cambio de concepto de educación como gasto, por el de educación como inversión. Esto fue una transformación total y frente a las grandes entidades financieras como el Banco Mundial, el Crédito Educativo ganó la gran batalla, ha entrado al sector educativo y ha prestado más de cuarenta mil millones de dólares. 6. La definición de prioridades. Hay que ver lo que ha significado para el sector educativo de nuestros países que las prioridades que nosotros hemos designado han sido docentes. Hay que ver el multiplicador que ellos han significado. 7. La búsqueda de la eficiencia, los estudios de costos universitarios, porque a nosotros nos interesa cuáles son los costos universitarios para saber cómo han sido las colegiaturas porque nuestros estudiantes no tienen por que ir a pagar la mala administración de las universidades. 8. La creación de una entidad como APICE, promotora del Crédito Educativo, y la creación de LASPAU, entidad que nace en USA de la experiencia de América Latina.
GLOBALIZACIÓN Y APERTURA
Estamos en el milenio de la globalización irreversible, fenómeno acompañado de adelantos científicos y tecnológicos. Dichos adelantos que vienen con la apertura hecha para los países desarrollados: la Unión Europea y Estados Unidos, tienen el siguiente balance: en 10 años hay unos ganadores y unos perdedores. ¿Quiénes son los ganadores? La Unión Europea y Los Estados Unidos de América. ¿Quiénes son los perdedores? todos nosotros. Prueba de ello es la situación actual de América Latina: Brasil, Argentina, Perú y Colombia. Los dirigentes de los países desarrollados diseñaron con sus universidades un modelo para ellos. Nosotros carecemos de un modelo y así no podemos seguir: el Banco Mundial señala que hoy viven en América Latina ciento ochenta millones de pobres, con menos de US$1 diario. En este contexto quiero resaltar un servicio muy importante : el de fomentar los préstamos para estudios de postgrado en el exterior, porque lo que va a salvar a nuestros sistemas educativos son los postgrados. Hay un principio inglés que dice “Mediocrity Begets Mediocrity”. Si la educación de postgrado es mediocre, nuestros países no saldrán del subdesarrollo. Tenemos que hacer una educación de postgrado del más alto nivel, para que todos nuestros sistemas educativos puedan elevarse a este mismo nivel. Debemos darnos cuenta que la revolución en el tercer milenio, es la educación virtual y tenemos que diseñar los sistemas de financiamiento para esa educación virtual. ¿Cuál es la diferencia entre la una y la otra? En la que estamos actualmente el discípulo tienen que acomodarse a la institución. En la virtual es todo lo contrario,: la institución es la que se va acomodar al discípulo. Es una revolución que está avanzando y tenemos que prepararnos para cooperar eficazmente. Los que estudian nuestros sistemas educativos señalan que no podemos seguir educando más profesionales que no tienen empleo. Tenemos que hacer un esfuerzo para dirigir la Educación Superior hacia los estudios técnicos y tecnológicos. Podemos seguir un ejemplo como el de Alemania: cuando la mayoría de los estudiantes salen del bachillerato van a trabajar, pero con la educación permanente van adelantando simultáneamente sus estudios universitarios y cuando llegan a los altos grados académicos, realmente son extraordinarios. A la suma de teoría y práctica se debe el adelanto de Alemania. Permítanme hablar aquí sobre el intercambio en América Latina, pues si queremos hacer la Comunidad Latinoamericana de Naciones tenemos que conocernos. Pongo a Brasil como ejemplo a seguir por los países latinoamericanos. Brasil ha puesto como norma obligatoria la enseñanza del español y nosotros debemos imponer en todos los países la enseñanza obligatoria del portugués, porque todos juntos vamos a ser el cuarto bloque mundial y para lograrlo necesitamos conocernos. Por ello nuestras instituciones tienen que fomentar el intercambio con Brasil y América Latina en general. Brasil es también ejemplo porque en su constitución tiene un mandato para impulsar la creación de la Comunidad Latinoamericana de Naciones, basada en la integración económica, cultural, social y política. Dicho país ha dado muestras de su liderazgo con la construcción del precioso edificio que tiene el Parlamento Latinoamericano en Sao Paulo y con las declaraciones que dio el Señor Presidente Cardozo cuando visitó Perú en la sede de la Comunidad Andina: "El futuro de la América Latina y la primera prioridad de mi gobierno y de la cancillería Brasilera es la Comunidad Latinoamericana de Naciones, con un primer paso que es importantísimo: la convergencia del Mercosur con la Comunidad Andina. Brasil representa el 80% de la Comunidad.
LA SOCIEDAD DEL CONOCIMIENTO Y DE LA SABIDURIA
Finalmente hay un punto clave: si nosotros queremos estar en la frontera de nuestras responsabilidades tenemos que estar en la frontera del conocimiento. Para estar en esta frontera nuestras instituciones tienen que preocuparse por la capacitación permanente de sus funcionarios, los tenemos que tener en la frontera del conocimiento. Ahora que se habla tanto del conocimiento debemos decir: sí, magnífico el conocimiento, pero él es neutro, puede servir para el bien o para el mal. La energía atómica destruyó a Hiroshima y a Nagasaki, pero también ha sido utilizada para la producción de energía, la cual ha generado muchos procesos industriales. Entonces, el conocimiento sí, pero con valores, valores religiosos, éticos y morales, porque el conocimiento más valores es igual a sabiduría. El Crédito Educativo tiene que empujar a la humanidad hacia el tercer milenio de la sabiduría. ¡Muchas gracias!